«El Descenso del Sella necesitaba cambios gordos, pero eso es difícil»

«El Descenso del Sella necesitaba cambios gordos, pero eso es difícil»

«Si saliéramos solo con la idea de quedar entre los diez primeros, ¡nos matan!»

DANI BUSTOGijón

Su objetivo es ganar. Su obligación, defender el título de campeones que ostentan y que han mantenido durante seis ediciones consecutivas en el Descenso del Sella. «Después de seis años, no nos queda otra. Porque si saliésemos solo con la idea de quedar entre los diez primeros ¡Nos matan!». El piragüista asturiano Walter Bouzán (Ribadesella, 1978) volverá a formar pareja con el pontevedrés Álvaro Fernández Fiuza en K-2 el próximo sábado con la intención de revalidar su corona.

¿Cómo se encuentran de energías para esta edición del Descenso?

Hombre Llevamos encontrándonos bien toda la temporada. Tenemos días mejores y días peores, pero llegamos más o menos confiados. A ver si en estos días acabamos de coger ese puntín de forma. Los días antes del Sella siempre nos vienen algunas dudas, pero nos pasa este año y nos pasa todos los años. Yo, por motivos laborales, quizás no pude centrarme este último mes de cara al Sella tanto como quisiera, pero hay que ser un poco conscientes de ello y no hay más. Más no vamos a andar. Hubo años que quizás estábamos un poco más fuertes, pero vamos a estar ahí.

Además de sus rivales habituales, ¿habrá parejas nuevas que también puedan aspirar a la victoria?

Más o menos tendremos a los rivales de todos los años. También hay parejas nuevas. Habrá un ramillete que va a estar muy interesante, muy guapo, de a lo mejor ocho o diez K-2 que van a optar a entrar en el podio. No quiero nombrar a nadie por si se me pasa algún nombre, pero hay incluso más candidatos que otros años, en el sentido de que no hay nadie que destaque sobre los demás.

Como siempre será clave la salida de la prueba, en la que se deberá prestar atención para evitar sustos.

Es determinante, aunque ya no tanto desde el año pasado, que se hace previamente la contrarreloj y los que aspiran a ganar estarán ahí para salir entre los cinco primeros. No sucede como otros años en los que te podía tocar salir en el puesto cuarenta y entonces había un poco más de dificultad y no se podía cometer ningún error. Con la contrarreloj sales bastante bien posicionado y puedes permitirte un pequeño error, como tuvimos Álvaro y yo el año pasado, que cometimos un tropiezo en la salida. Pero saliendo con el dorsal 1, enseguida estábamos ahí delante otra vez.

Por tanto, valora la contrarreloj como un cambio positivo.

Siendo honesto, a mí me beneficia porque estamos para disputar el Sella y sabemos que vamos a salir muy adelante en la contrarreloj. Pero sigo diciendo lo mismo: beneficia sobre todo a la gente de Asturias que puede acudir un jueves a realizar la contrarreloj, porque además hay que estar aquí de miércoles. Los piragüistas que aspiran a ganar el Descenso sí que van a venir a hacerla, pero también hay mucha gente que tiene la meta de lograr un puesto entre los diez primeros. En estos casos puede que no vengan a Asturias para hacer la contrarreloj y entonces en la salida tendrán por delante a muchas más piraguas asturianas que sí la hicieron.

¿Cómo valora el trabajo realizado por la nueva directiva del CODIS?

Hay que dejarlos trabajar. Son gente muy implicada, de la zona, que viven el Sella y que tuvieron muy poco margen para poder trabajar ahora mismo. En futuras ediciones es cuando de verdad la gente podrá valorar el trabajo que hicieron o el que no. Ahora, con seis meses, en un evento como el Sella puedes cambiar muchas cosas, pero es complicado. El Sella necesitaba cambios gordos y es difícil. Ellos van poco a poco, hay que dejarlos trabajar, todavía es temprano.

¿Cuáles son esas cosas a cambiar?

Lo miro por el lado del piragüista. Los últimos años era una figura que tendría que ser el alma mater de la fiesta, pero que estaba en un segundo o tercer plano. Yo soy de la zona y sé moverme bien, pero hay gente que viene de fuera y los ves perdidos. No sabían dónde acampar, ni dónde dejar la furgoneta, ni comer ni nada. Eso no puede ser. A los piragüistas que vienen de fuera hay que facilitarles muchísimo las cosas, traerles en palmitas. Conozco gente que vino una vez y dijo que no volvía más porque era un caos.

Al margen del Sella, ¿qué tal le está le yendo la temporada de competición?

Bien, no me quejo. Tuvimos la mala suerte en el maratón por un problema mecánico de la piragua, que rompió el timón en el selectivo y quedamos fuera del Europeo y del Mundial. Es una cosa que llevamos reivindicando desde hace seis años, cuando sacamos medalla en el Mundial. Y es que a los medallistas nunca se nos dio ningún margen de confianza, ni ninguna facilidad para tener la tranquilidad de que no pasen esas cosas en un maratón, porque te lo juegas a una carta y en maratón pueden pasar muchas cosas. Hay golpes en los porteos y es una carrera complicada, como nos pasó a nosotros, que rompimos el timón y quedamos sin opciones. Veníamos en los últimos seis años de sacar medallas siempre, y, este año, por esa cuestión del timón, no tuvimos esa oportunidad y se fue al traste toda la temporada de maratón. Pero, por lo demás, bien. Estoy contento, competimos en carreras a nivel internacional y se nos dieron muy bien. Ahora me voy a centrar en el surf sky, que tengo el campeonato de Europa en Cerdeña, en septiembre.