Oskar Proy: «No me esperaba que la fiesta fuese tan grande»

Una vista general del acto de apertura, en la plaza del Cañón, en Arriondas./Nel Acebal
Una vista general del acto de apertura, en la plaza del Cañón, en Arriondas. / Nel Acebal

El cantante australiano fue una de las atracciones de la jornada previa, en la que se rindió homenaje a los veteranos del Sella, a Dionisio de la Huerta y a Emilio Llamedo

L. RAMOS / M. ROJO

Todo está preparado a la ribera del Sella para la gran fiesta que hoy toma el Oriente asturiano. Fiesta mayúscula que ayer tenía prolegómenos varios, deportivos y festivos. Además del hermanamiento de las aguas y el izado de las banderas, con desfile incluido por las calles de Arriondas, tuvo lugar ayer en la Casa de Cultura parraguesa la entrega del premio 'Valores del Sella' a Pedro Areal Abreu y Bienvenido Pérez Dacosta, ilustres palistas del Sella. Tras la apertura oficial desde el Ayuntamiento de la edición de este año, dedicada a Covadonga, se tuvo un recuerdo para Dionisio de la Huerta y Emilio Llamedo. Después vendrían el hermanamiento de las aguas del Sella con las del río Negro, el izado de banderas y una espicha.

Y allí, invitado por la organización y acompañado por los alcaldes de Cangas de Onís y Parres, estaba el cantante australiano Oskar Proy, que repite allí por donde pasa que «Asturias me está encantando, me parece una tierra verde, preciosa y mágica». Hoy cantará el 'Asturias patria querida' en la salida, y por suerte su garganta va mejorando. «Ya me siento mucho mejor. Lo pasé un poco mal, pero estuve tomando infusiones de jengibre y miel y podré cantar sin problemas», explicaba. «De momento no estoy nervioso, pero seguramente cuando se acerque el momento lo estaré», auguraba. Y es que no se esperaba ni el recibimiento de los asturianos, «encantadores», ni el fiestón al que se enfrentaba. «Mi abuela me habló mucho de la fiesta de les Piragües, pero lo cierto es que no me esperaba encontrarme lo que me he encontrado. Esto es muy grande. Hay mucha gente, mucho colorido... es una fiesta llena de vida. En Australia tenemos muchos festejos también, pero sin duda, nada como el Descenso del Sella». Ayer reconocía el terreno donde hoy será protagonista. ¿Impresiones? «Me ha encantado, ha sido una experiencia muy especial. Tuve la oportunidad de caminar por las calles de Arriondas y me quedé impresionado con todas las banderas que cuelgan de las ventanas y balcones y el colorido». Y claro, le entran las ganas de echarse al río y probar suerte. «Tengo intención de hacer el descenso del Sella un día de estos», anuncia.

 

Fotos

Vídeos