«Tienes que ser un pocu raru si eres asturianu y no estuviste en el Sella»

«Tienes que ser un pocu raru si eres asturianu y no estuviste en el Sella»
El Rey Pelayo de Piloña, dispuesto a reconquistar la folixa en el Sella. / NEL ACEBAL

Toño Menéndez lleva 35 años sin perderse la fiesta de les Piragües y 23 seguidos como Rey asturiano. Estuvo dos de escudero y diez más como Tritón

Miguel Rojo
MIGUEL ROJOGijón

Toño Menéndez (Infiestu, 1967) lleva 35 años sin faltar un solo año a la fiesta de Les Piragües. Ocupa un cargo relevante, el de rey Pelayo, y viaja con los Tritones para participar en el desfile previo al Sella. «Desde hace algunos años hay otro rey Pelayo cangués, nosotros mantenemos la tradición de que va desde Piloña, tal y como sale en su escudo, acompañado del escudero. La suerte es que, como es una fiesta, somos grandes amigos del otro Rey. Polémicas cero, la cosa ye pasalo bien», apunta blandiendo su espada, mercada en Toledo.

-¿Qué pinta don Pelayo de fiesta en el Sella?

-El rey Pelayo, su escudero y Favila, cubiertu con la piel del osu, lleven décades yendo de Infiestu a les Piragües. De algún modo tenía que estar representada la Monarquía asturiana en la fiesta. Y esti añu va conmigo de escuderu Valentín del Fresno, que preparó con amor su escudo y vuelve después de 46 años. Ponlo si cabe, que-y va a prestar.

-¿De dónde viene toda esta tradición?

-Los Tritones del Piloña y el Sella lleven más de 60 años participando de la fiesta. Fue una idea, como casi todo en ella, de Dionisio de la Huerta.

-Se ve que usted lleva el Sella en la sangre azul.

- Toda una carrera en el Sella, sin faltar un solu añu desde que tenía 15.

-¿Era mejor el Sella antes que ahora?

-Todo cambia con el paso del tiempu, evoluciona. Algunes coses van a mejor, otres a peor. El desfile, por ejemplo, recobra fuerza, porque hubo algunos años que estuvo más sosu. Van muches peñes aparte de los Tritones, quieren recuperar los cabezudos, meter charangues y grupos de baile. Yo conocí el desfile de los palistas, pero eso perdiose por la profesionalización del deporte. Estaría bien que se animasen, que no todo va de ganar. Tenemos que reconquistar el Sella tradicional, conservar una fiesta asturiana como quería nuestro Dios, Dionisio. Porque si dicen que Maradona ye el Dios del fútbol, Dionisio de la Huerta ye el de les Piragües.

-¿Hay menos gente que antes en el Sella?

-Sigue habiendo mucha gente, pero los viernes de noche, en Arriondas, bajó muchu. Lo buenu ye que la gente se queda en Arriondas después de la salida hasta les siete de la tarde, hay un cambiu pa mejor en Parres. En Ribadesella también están a tope todo el fin de semana. Varió el ambiente, pero el Sella sigue teniendo tirón. Tienes que ser un pocu raru pa ser asturianu y no ir al Sella alguna vez en la vida. ¡Todos a les Piragües!

-Como Rey de Asturias y armado con la espada, impone verle en el río.

-Los Tritones, en colaboración con la organización, tratamos de que se despeje el río a la hora de la salida. Somos como la policía del río, y yo como Rey tengo que imponer autoridad, pero siempre de buen rollu. No se puede ir enfadau ni cabreau ni ponese de mala leche en el Sella. Esto ye una fiesta y hay que saber divertise sin molestar al de al lao.

-¿Algún mensaje para los que vayan a armarla?

-A esos los invito a ir de safari a Botswana o por ahí, a cazar elefantes rosas, que es una afición muy real. Nosotros, mientras tanto, aprovecharemos para ver a algunas reinas que solo vemos una vez al año, en esta fiesta.

-¿Y para los políticos, que les verán pasar por delante del palco de autoridades?

-Hay de todo allí, no se los puede meter a todos en el mismu sacu. Pero a los corruptos los pondría a remar, para que sepan lo que vale un peine.

-Ejerza su autoridad y ordene algo a los selleros.

-Hay una única orden, divertise respetando a los demás. Pero emitiría un edicto para que todos los que van a la fiesta se pongan montera picona, chalecu y collar de flores. Los sombreros de paja cutres y los pañuelos rancios pueden ponese cualquier otru día.

-¿Autoriza Su Majestad el botellón?

-El botellón no se puede prohibir, ye una cosa del pueblu, pero hágase con moderación. Hay que saber beber y saber mear, aunque haya pocos sitios habilitaos pa ello. Que tengan cuidado todos de no mear encima de nadie, y todo arreglao. Y que se acuerden de los bares y les tiendes y consuman algo, que los hosteleros tamién tienen que ganar dinero. Probes.