Un millón de dólares por el 'escarabajo' de José Mújica

Un millón de dólares por el 'escarabajo' de José Mújica

Un jeque árabe intenta convencer al presidente de Uruguay para que le venda su viejo coche,un Volkswagen que conserva desde 1987

BUENOS AIRES

El viejo Volkswagen celeste del presidente de Uruguay, José Mujica, se ha transformado en un objeto de deseo entre jeques árabes y embajadores. El austero mandatario de 79 años, que dona parte de su salario como jefe de Estado a obras de caridad, ha recibido una oferta de un millón de dólares (805.300 euros) de un jeque que quiere tener su vehículo, el mismo que usó para ir a votar el pasado 26 de octubre.

A pesar de que para los coleccionistas pueda ser una reliquia, en la declaración jurada del presidente, el auto, un modelo de 1987 que se ha convertido en un icono de su estilo de vida austera, está valorado en el equivalente a 2.800 dólares (2.255 euros). Además el presidente cuenta con otro auto del mismo año con un valor estimado de 1.560 dólares, algo más de 1.200 euros al cambio.

Según reveló el semanario 'Búsqueda' de Montevideo, Mujica recibió la propuesta a mediados de año en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, donde se realizó la cumbre del G-77 más China. «Me sorprendió un poco todo esto y al principio dudé y no le di importancia. Pero después me llegó otra propuesta y me la tomé un poco más en serio», declaró.

Se refería a oferta que le hizo el embajador de México, Felipe Enríquez. El diplomático confirmó que en setiembre le comentó al presidente la importancia que estaba adquiriendo su viejo auto de diseño alemán -apodado 'fusca' o 'escarabajo' en Sudamérica-, y le dijo que podría canjeárselo por diez camionetas de doble tracción.

Enríquez se considera un «profundo admirador» de Mujica, «de su legado, sus valores humanos, de su real prédica solidaria con los más necesitados», explicó al semanario. En otros medios periodísticos dijo que incluso le propuso organizar una subasta.

Para favorecer al país

El presidente tiene algunas ideas de lo que hará con el dinero si vende el auto. «Todo será para el Plan Juntos o lo que sea para favorecer al Uruguay», adelantó a 'Búsqueda'. El plan es un programa de vivienda para familias pobres creado por él mismo cuando llegó a la presidencia en 2010. El fondo se financia con partidas del tesoro, donaciones y legados. También sugirió que podría destinar algo a la Universidad Tecnológica de Uruguay.

Guerrillero de la organización Tupamaros en los años sesenta, Mujica sobrevivió a seis balazos y estuvo preso 15 años -dos de ellos en total aislamiento-. Vive en una granja con su esposa, la senadora Lucía Topolansky. No tienen hijos y su sueño es destinar su campo a levantar una escuela agraria para que los jóvenes no se vean forzados a migrar a las ciudades en busca de empleo y formación.

Nombrado por la revista estadounidense 'Time' una de las 100 personalidades más influyentes del planeta, Mujica cumple ya sus últimos meses al frente del Gobierno uruguayo con altos niveles de popularidad, superiores al 50%.