El joven que denunció los abusos de los curas quería evitar que otros niños sufrieran lo mismo

El arzobispo de Granada(2d), postrado frente al altar. /
El arzobispo de Granada(2d), postrado frente al altar.

El chico, de 24 años, envía un escrito a través de su abogado asegura que no tiene ánimo de causar «daño alguno» a la Iglesia, a la que quiere «profundamente»

EFE GRANADA

El joven de 24 años que ha motivado la investigación judicial por la que han sido detenidos tres curas de la Archidiócesis de Granada y un seglar ha asegurado que denunció los supuestos abusos sexuales que sufrió siendo menor para evitar que éstos se pudieran estar repitiendo con otras posibles víctimas.

más noticias

A través de un escrito remitido hoy a Efe por su abogado, el denunciante ha recordado que actuó "libre y voluntariamente" y siguiendo los dictados de su propia conciencia, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica. "Por propia y exclusiva voluntad", ha añadido, informó por escrito al Papa Francisco sobre los abusos sexuales reiterados de los que había sido víctima por parte de un grupo de sacerdotes y por un seglar.

La Junta pide que el profesor detenido no dé más clases

La delegación de la Consejería de Educación de la Junta en Granada ha urgido hoy al Arzobispado granadino a que retire "la idoneidad" para impartir clases al profesor de Religión detenido ayer junto a otros tres sacerdotes por los supuestos abusos sexuales cometidos contra, al menos, un menor. La delegada de esta Consejería andaluza, Ana Gámez, ha señalado que el arresto del profesor, Sergio Q. M., ha "consternado y conmocionado" al centro de la localidad de Dúrcal (Granada) en el que impartía la asignatura de Religión hasta la pasada semana. La responsable de Educación ha informado de que el detenido fue propuesto en 2007 por el Arzobispado de Granada, del que depende la selección del profesorado de Religión.

El joven aclara en la carta que estos hechos eran conocidos también por otros sacerdotes y algún integrante más del mismo grupo y que, con su denuncia, no tenía ánimo de causar "daño alguno" a la Iglesia, a la que quiere "profundamente". Pretendía, según ha explicado, evitar que se pudieran estar repitiendo los supuestos abusos con otras personas.

Los hechos denunciados están siendo investigados tanto por la autoridad judicial como por la Santa Sede, cada uno en su esfera de competencias.

Sobre la Fiscalía

El joven ha manifestado, a través de su letrado, que tiene puesta "toda su confianza" en dichas autoridades y en la Fiscalía, que considera el "eficaz impulsor" de la denuncia ante los tribunales. Confía asimismo en que "resplandezca la verdad" y se depuren las responsabilidades correspondientes, de forma que también se eviten a otras personas sufrimientos como los padecidos por él y se pueda reparar el daño causado.

El denunciante ha solicitado asimismo a los medios de comunicación que respeten su derecho a la intimidad, en particular en cuanto a la difusión de sus datos de carácter personal, que están especialmente protegidos y que cese también la difusión de otros datos que le atañen personalmente. En concreto, se ha referido al texto remitido al Papa Francisco, cuya divulgación no ha autorizado.

Finalmente, también ha agradecido públicamente al Papa Francisco su "apoyo y afecto" y a la Iglesia española su "voluntad decidida" de atajar "de plano" hechos como los que "por desgracia" a él le ha tocado vivir.