«Maricones, como os vea besándoos en el hostal os saco a...»

Momento de la cámara oculta. /
Momento de la cámara oculta.

Una cámara oculta anima a las víctimas a denunciar los delitos homófobos. "La discriminación no es una broma", dice la Federación de Lesbianas, Gays y Transexuales

COLPISA MADRID

Cuatro de cada diez homosexuales han sufrido discriminación pero sólo el 10% de los insultos o agresiones se denuncian ante la Policía. Para respaldar a las víctimas a que no toleren actos homófobos, la Federación de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGTB) ha grabado este sorprendente vídeo con cámara oculta.

En él, una pareja homosexual norteamericana pide ayuda a los transeúntes para que les traduzcan un e-mail que les ha enviado el dueño del hostal en el que se van alojar en Madrid. "Lo más importante es que no paséis por Chueca porque parecéis muy gais", comienza la nota, algo que los improvisados traductores no se toman muy en serio. "Es una broma tonta. Estamos en España", llega a decir uno.

Pero poco a poco el tono del texto se va endureciendo y los viandantes se atascan ante las burlas y amenazas del dueño del alojamiento. "Maricones, como os vea tocándoos o besándoos en el hostal os saco a hostias...", advierte. Nadie de los que se paran para ayudar a esta pareja se atreve a traducirles semejantes cosas. Les aconsejan que cambien de hotel y les animan a denunciarlo ante la Policía. "No se puede decir esto", lamenta un joven. Incluso más de uno se presta a acompañarles a las dependencias policiales.

"La discriminación no es una broma. Si eres víctima de insultos, amenazas, agresiones páralo. Habla. Actúa. Denuncia, termina el vídeo de la FELGTB, que con su campaña #ConlaVozBienAlta busca llamar la atención sobre los delitos de odio que sufre el colectivo.

La federación ha puesto en marcha también una web en la que se ofrecen datos sobre agresiones, información sobre la legislación y de cómo denunciar, así como un servicio de asesoramiento.