Publica en Facebook la emotiva carta de despedida de su mujer tras morir de un cáncer

Heather McManamy, con su hija, Briana. /
Heather McManamy, con su hija, Briana.

Heather McManamy fue diagnosticada de cáncer de mama terminal en 2013. Su lucha por disfrutar hasta el último día de su vida junto a su marido y su hija, Brianna, ha conmocionado las redes

E.C.

De nuevo otra historia que está emocionando a los usuarios de las redes sociales. Es la historia de Heather McManamy, una joven madre de McFarland (Wisconsin, EE.UU) que fue diagnosticada de cáncer de mama terminal en 2013 y que dejó escrita una emotiva carta de despedida para que su esposo la publicara en Facebook después de su muerte. Según cuenta la familia, la noticia del diagnóstico supuso un jarro de agua fría para todos. Sin embargo, esta joven, que dejaría a una niña pequeña sin madre, Brianna, decidió ser valiente y disfrutar cada día junto a su familia como si fuera el último. Encontes decidió escribir unas cartas para que sus más allegados las recibieran en el futuro. Publicaciones como el DailyMail se hacían eco de su historia así como diversos medios digitales.

Con sólo 36 años Heather McManamy finalmente falleció. Su marido, días después de la muerte, cumplió con el deseo de su difunta esposa: publicó en Facebook una carta dedicada dedicada a todas las personas que quería. En las emotivas palabras de Heather McManamy aportó una peculiar visión de la vida despertado una profunda admiración en infinidad de usuarios de la red social.

La carta de Heather McManamy

"Bueno...tengo buenas y malas noticias. La mala noticia es que, al parecer, estoy muerta. La buena si estás leyendo esto es que definitivamente tú no lo estás (a menos que haya wifi en el más allá). Sí, esto apesta. Esto es un asco, pero estoy contenta de haber vivido una vida llena de amor, alegría y amigos increíbles. Tengo la suerte de poder decir honestamente que no tengo ningún remordimiento y que consumí cada segundo de mi energía en vivir la vida al máximo. Los amo a todos y quiero daros las gracias por esta increíble vida.

Respeto la religión que tengas, me alegro que te reconforte. Sin embargo, nosotros no somos religiosos. Por favor, por favor, por favor, no le digas a Brianna que estoy en el cielo. En su mente, eso significa que yo elegí estar en otro lugar y la dejé. Y en realidad, hice todo lo posible para estar aquí con ella, preferiría estar que con ella y Jeff. Por favor, no la confundas y déjala pensar por un segundo que eso no es cierto. Porque, yo no estoy en el cielo. Estoy aquí. Pero ya no en el cuerpo de mierda que se volvió contra mí. Mi energía, mi amor, mi risa, esos recuerdos increíbles, todo está aquí contigo. Por favor, no pienses en mí con pena o tristeza. Sonrie, sabiendo que estuvimos juntos y que cada momento fue increíble. Odio a la gente triste. Es más, me encanta hacer reír y sonreír, así que, por favor, en lugar de deteneros en la tragedia, ríanse de los recuerdos juntos. Por favor contadle a Brianna historias, para que ella sepa cuánto la quiero y lo orgullosa que me siento de ella. Porque no hay nada que ame más que ser su mamá. Nada. Cada momento con ella era una felicidad tan intensa que no podía siquiera imaginar hasta que ella llegó nuestro mundo.

Y yo no digo que perdí contra el cáncer. Puede que la enfermedad haya tomado casi todo de mí, pero nunca se llevó mi amor o mi esperanza o mi alegría. No perdí, maldita sea. La manera en que yo viví durante años con el cáncer es algo que considero como una gran victoria. Por favor, recuerden eso.

Lo más importante, la increíble suerte de pasar más de una década con el amor de mi vida y mi mejor amigo, Jeff. El verdadero amor y las almas gemelas existen. Cada día estaba lleno de alegría y amor con Jeff a mi lado. Él es realmente el mejor marido del universo. A través de toda mi mierda de cáncer, él nunca vaciló cuando tanta gente querría salir corriendo. Incluso en los peores días que te puedas imaginar, hemos encontramos una manera de reír juntos. Lo amo más que la vida misma, y realmente creo que un amor como el nuestro es tan especial que vivirá para siempre. El tiempo es lo más valioso en este mundo y de haber compartido mi vida durante tanto tiempo con Jeff es algo que estoy muy agradecida. Te quiero, Jeff. Creo que lo impresionante que es Brianna es precisamente por nuestro amor que le dio la vida, un amor precioso. Me destroza el corazón tener que decir adiós. Si se trata de un hecho tan triste para usted como lo es para mí, me rompe el corazón otra vez más porque la última cosa que quiero hacer es hacer sentir triste a los demás. Espero que con el tiempo, podáis pensar en mí y sonreír y reír. Siempre estaré con ustedes de alguna forma. Formas parte de mi mundo y me encantó cada segundo que pasamos juntos.

Amigos, os quiero a todos y os agradezco la impresionante vida que me habéis proporcionado. Y gracias a todos mis asombrosos médicos y enfermeros que cuidaron tan bien de mí. No dudo de que mi equipo me dio todas las posibles opciones que tenían en sus manos. Desde los más profuncio de mi corazón, les deseo a todos mis amigos largas y saludables vidas y espero que podáis experimentar el mismo aprecio por el regalo de cada día que os brindé. Esto no es un adiós, ya que es un hasta luego. Por favor, hazme un favor y tomaros unos minutos cada día para reflecionar sobre la frágil aventura ue es esta vida loca. Y no olvides nunca: cada día cuenta."