«Querida chica del bañador verde», la carta viral de una madre gijonesa contra los cuerpos perfectos

«Querida chica del bañador verde», la carta viral de una madre gijonesa contra los cuerpos perfectos

La escritora gijonesa Jessica Gómez ha revolucionado Facebook con su carta a una chica que se sentaba en la toalla de al lado

S. V. ARIAS / E. VÉLEZ

«Querida chica del bañador verde». Así arranca la carta que miles de personas han compartido en Facebook y que es obra de la autora gijonesa Jessica Gómez. Un escrito en el que analiza cómo limitan los complejos y por qué tener un cuerpo que no encaja en los estándares que impone la moda no debería ser un problema.

La escritora e ilustradora ha tocado el corazón de todos cuantos la han leído con esta misiva que se basa en una experiencia personal vivida en la playa de Xivares la semana pasada. Madre de dos niños de corta edad, de 5 y 2 años, Jessica se define como 'xivarita', una enamorada de esta playa carreñense. Hasta "hace dos días" ella también iba con amigas a los arenales y solo pensaba en divertirse, pero desde que es madre su visión de la vida ha cambiado por completo y la visión de una chica con problemas de autoestima hizo que algo se le removiera por dentro.

«Te he visto ser la última en quitarte la ropa. Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Pero yo te vi. No te miraba, pero te vi. Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos. Te he visto meterte el pelo tras la oreja agachando la cabeza para alcanzarla, quizá por no mover los brazos de su estudiadísima posición casual. Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flaccidez, tu celulitis». Una misiva sin complejos ante una chica que sí lo pasa mal en un día de playa cualquiera con sus amigos.

«Me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla. Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más. Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames».

Cuenta Jessica que la actitud de la chica del bañador le produjo 'tristeza' y que lo que le apeteció decirle en ese momento, reflejado de una manera tan emotiva en su escrito, fue que "en el mejor día de tu vida te creas lo buena que eres y que lo lleves al resto de tu existencia".