«Gracias a ti, hoy por fin pude ir a la playa»

Jessica Gómez posa divertida en el coche./
Jessica Gómez posa divertida en el coche.

La gijonesa Jessica Gómez es la autora que está detrás de la carta a la ‘Querida chica del bañador verde’, un mensaje positivo para todas las mujeres que ha revolucionado las redes

LAURA BARRERO

Como cada verano, llega la temporada de playa y piscina, así que toca ponerse el bañador y disfrutar de un merecido tiempo al sol. Pero eso no siempre es fácil para todas las personas. Por eso, la carta escrita por la gijonesa Jessica Gómez, «una niña que en un suspiro se convirtió en una madre de 32 años con dos hijos», ha tocado el corazón de miles de personas, que no dejan de compartirla en sus redes sociales. «Soy escritora, escribo todas las semanas todo lo que se me pasa por la cabeza, es una manera de ordenar mis pensamientos», confiesa. Y es aquí donde nació toda la historia, a partir de la publicación de una carta dirigida a una joven anónima, a la chica del bañador verde, que era real. «Estaba tumbada en la playa de Xivares», explica ella, la mujer de la toalla de al lado.

Jessica Gómez había presenciado ese día cómo una niña de 16 años «con una sonrisa preciosa» tenía miedo de mostrarse a los demás «y de mostrarse a ella misma», tardando más que el resto en desvestirse, tapándose de una manera estudiada y furtiva el vientre, con sus manos y su larga melena, convirtiéndo el simple paseo para bañarse en una de las decisiones más duras del día. «Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta», decía Jessica Gómez en su carta. La autora, más sorprendida que nadie por la repercusión que ha tenido su publicación, contaba emocionada a EL COMERCIO que ayer por la mañana habia recibido «un mensaje de una chica anónima». Su mensaje llegaba desde La Coruña, y en él le daba las gracias: «Llevaba años sin ir a la playa, no podía, pero hoy, por fin, he ido a comprarme un bañador y a la playa, y me he puesto de todas las posturas. Gracias por haberme ayudado, ahora voy a ser libre, libre y morena», le decía.

Cada día es más habitual que comentarios hechos en público, que muchas veces se hacen sin ninguna intención, acaben llegando a quien lo necesita. En este caso, el de Jessica ha servido de ayuda a un montón de mujeres.