El Papa reza para convertir a los terroristas y que reconozcan la maldad

El papa Francisco, visita la Iglesia de san Francisco en Cracovia./
El papa Francisco, visita la Iglesia de san Francisco en Cracovia.

En su cuarta jornada de viaje a Polonia con motivo de la JMJ, Francisco ha dedicado la mañana a visitar algunos de los lugares vinculados a la historia y pontificado de Juan Pablo II

COLPISA / AGENCIASCRACOVIA

El Papa ha visitado este sábado la Iglesia de san Francisco en Cracovia, donde se encuentran las reliquias de dos misioneros polacos asesinados en Perú, y allí ha rezado una oración por las víctimas del terrorismo y para que los terroristas reconozcan la maldad de sus acciones.

más información

Francisco hizo esta parada, que no estaba en el programa oficial de su viaje a Polonia, antes de acudir al Campo de la Misericordia, donde le esperan más de un millón de jóvenes para la vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

"Mueve los corazones de los terroristas para que reconozcan la maldad de sus acciones y vuelvan a la senda de la paz y el bien, el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano, independientemente de su religión, origen o estatus social", ha señalado Francisco.

Asimismo, el Papa ha instado a la Iglesia a "abrir las puertas", usando la célebre exhortación de Juan Pablo II, venerado en su país, durante la misa celebrada este sábado en las afueras de Cracovia.

El Papa ha pedido a la Iglesia polaca que "huya de los estrados vacilantes de los poderes del mundo" durante la misa celebrada en el santuario de San Juan Pablo II, el pontífice polaco que canonizó hace dos años.

"En nuestra vida de sacerdotes se puede tener con frecuencia la tentación de quedarse un poco encerrados, por miedo o por comodidad", ha dicho el Papa. "A Jesús no le gustan las puertas entreabiertas, las vidas de doble vía" le "gusta el riesgo y salir", ha agregado Francisco.

"El Señor... huye de las situaciones gratificantes que lo pondrían en el centro, no se sube a los estrados vacilantes de los poderes del mundo y no se adapta a la comodidades que aflojan la evangelización", ha recordado el Pontífice durante la misa solemne ante más de dos mil religiosos, entre ellos la jerarquía de la Iglesia polaca, tradicionalmente muy cercana al poder político.

Homenaje a Juan Pablo II

Francisco ha dedicado parte de su penúltima jornada en Polonia a rendir homenaje a la figura carismática de Juan Pablo II, que marcó la historia de la Iglesia católica de finales del siglo XX.

Después rezar en la capilla de santa Faustina, una mística polaca que fue canonizada durante el pontificado de Juan Pablo II, ha visitado el santuario del papa polaco, construido en Lagiewniki, la fábrica de soda donde trabajó durante su juventud Karol Wojtyla. El recinto acoge reliquias del pontífice polaco, aunque su cuerpo está enterrado en la basílica de San Pedro en el Vaticano.

Para muchos polacos, Francisco sigue siendo el número dos, una rivalidad que los organizadores del viaje papal han evitado reforzar, ya que se notan pocas fotos, pancartas, y banderolas en las calles dedicadas a los dos pontífices.

Después del almuerzo con doce jóvenes de los cinco continentes en el arzobispado, donde se aloja, el Pontífice se trasladará al Campo de la Misericordia, a las afueras de la ciudad, donde más de medio millón de jóvenes pasarán acampados toda la noche del sábado para compartir y meditar bajo las estrellas sobre "la fe y la fraternidad", convocados para la Jornada Mundial de la Juventud.