Qué tienes que hacer si acabas de comprar un diésel

Qué tienes que hacer si acabas de comprar un diésel

Pese a la «demonización» de este combustible, el gasóleo sigue siendo una alternativa real y eficiente para el transporte

PATXI FERNÁNDEZ

Los coches diésel no atraviesan su mejor momento. Así lo reflejan las ventas de modelos de este combustible, ya superados por las versiones de gasolina. El diésel no está de moda, y sobre este tipo de mecánicas pesa la falsa creencia de que son más contaminantes que los de gasolina, cuando esta afirmación solo es verdad si nos referimos a los coches de gasóleo más veteranos. En realidad los coches diésel fabricados actualmente emiten un 30% menos de CO2 y un 85% menos de dióxido de nitrógeno que los turismos de hace 10 años.

En todo caso, las declaraciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que afirmaba que «el diésel tiene los días contados», y la próxima entrada en vigor de la nueva norma de medición de emisiones WLTP en sustitución del a NEDC han generado multitud de dudas entre los consumidores, conductores de coches diésel, profesionales del transporte, y compradores recientes, que a estas alturas ignoran cual va a ser el futuro que les depara. A todo esto hay que sumar los anuncios de determinados ayuntamientos, que han condenado también al diésel al aventurar que van a prohibir su circulación por el centro de las ciudades, sin especificar que esta prohibición se refiere, una vez más, a los diésel más antiguos. Los coches de gasóil actuales ya ofrecen cifras de emisiones similares a los de gasolina, gracias sobre todo a los avances tecnológicos y a aditivos como el AdBlue.

La reducción, y en el mejor de los casos la eliminación de la contaminación derivada del uso de carburantes es una meta global que los países europeos empezaron a tomarse en serio con la entrada en vigor de la normativa Euro 6 en el año 2014. Además, la inversión en innovación para cumplir con todo lo que en ella se establece ha sido muy elevada, y entre otras cosas, ha logrado que los coches diésel que se fabrican hoy, según el libro verde de diésel, emitan hasta un 30% menos de dióxido de carbono y un 85% menos de dióxido de nitrógeno que los turismos de hace 10 años.

La diferencia entre los datos que los fabricantes ofrecen como referencia, bajo la denominación NEDC (New European Driving Cycle, Nuevo Ciclo Europeo de Conducción), y las que de verdad se obtienen en carretera, se han incrementado tanto desde 2001 que han dejado de ser una referencia eficaz. El WLTP (Procedimiento mundial armonizado de testeo de vehículos ligeros, por sus siglas en inglés), ofrecerá resultados mucho más realistas del gasto de carburante y de las emisiones contaminantes. El sistema NEDC utilizado desde los años 80, medía hasta ahora las emisiones en unas condiciones ideales creadas en laboratorio. Por ejemplo, la velocidad media de la prueba es de 34 kilómetros por hora durante solo 11 kilómetros. El nuevo procedimiento eleva esta velocidad hata los 46,5 por hora duplicando la distancia de medición hasta 23,25 kilómetros, más en consonancia con las condiciones reales de conducción.

El nuevo método de homologación hará que los resultados de las pruebas den cifras mayores de consumo y emisiones en prácticamente todos los vehículos, lo cual supone un problema para la mayoría de las marcas debido a que sus coches subirán de tramo en el impuesto de matriculación y su precio de venta se verá claramente afectado.

Según los asesores de Trive, todos los carburantes contaminan, es inherente a su proceso de combustión. En concreto, los motores de gasolina emiten gases CO2, culpables de problemas como el efecto invernadero y del cambio climático, mientras que el diésel emite, además, óxido de nitrógeno o NOx, causante de las nubes tóxicas de las grandes ciudades. La evolución de los motores diésel ha conseguido que estos reduzcan considerablemente la cantidad de emisiones de partículas de carbono, por lo que actualmente, la diferencia entre la contaminación de un combustible u otro es menos significativa.

¿Qué hago si me acabo de comprar un diésel?

Los coches que se están fabricando durante los últimos años cumplen todos los estándares de contaminación establecidos por la normativa Euro 6. La transición ecológica es un proceso progresivo y se respetarán los plazos acordados con la industria para que no afecte ni a la fabricación ni al stock de diésel actual, ni a los usuarios que los compran. De hecho, según Faconauto, a pesar de que la industria está haciendo un gran esfuerzo, en Europa solo un 1,4% del mercado de vehículos es eléctrico y un 5% de combustibles alternativos, por lo que el diésel tendría una viabilidad tecnológica a 20 años vista.

Continúa leyendo la información en 'ABC.es'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos