Una anciana mata de dos disparos a su marido tras sorprenderlo viendo porno

Una anciana mata de dos disparos a su marido tras sorprenderlo viendo porno

Patricia Hill, de 69 años, disparó a su pareja con el arma tras la negativa del hombre a dejar de ver contenido erótico

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Patricia Hill, de 69 años de edad, vivía aparentemente feliz con su marido Frank, de 65 años, en Pine Bluff, en el estado de Arkansas, en Estados Unidos, hasta el año pasado. Sin embargo, su marido guardaba un secreto: veía desde hacía años contenido pornográfico en un cobertizo mientras ella estaba fuera de casa, lo que fue el detonante de que Patricia acabase disparando a Frank.

Los hechos ocurrieron en el verano de 2018, si bien existían precedentes que hicieron desencadenar el fatal suceso. Patricia era conocedora de la «afición» de Frank, que chocaba frontalmente contra sus profundas creencias religiosas. Por ello, antes de casarse en 2001 -la tercera boda para Patricia-, le hizo prometer que dejaría de ver pornografía, además de tirar a la basura todas las revistas y vídeos que tenía su futuro esposo por temor a que sus nietos las encontrasen.

Pero Frank mantuvo su «secreto» y lo redujo a las horas en las que Patricia no estaba en el domicilio de la pareja y al cobertizo donde se refugiaba de miradas indiscretas. Aún así, su mujer volvió a sorprenderlo con «las manos en la masa» varias veces más, lo que motivó el distanciamiento del matrimonio, informa el digital británico Mirror. Así continuaron las cosas durante años, hasta que Frank dio un paso en falso: contrató un servicio por cable.

Irrumpió en el cobertizo y le encontró viendo pornografía

Cuando Patricia se enteró le instó a abandonar la suscripción, cosa que Frank hizo en un primer momento para salvar su matrimonio, ya que ella le había pedido el divorcio. Sin embargo, dos meses más tarde, en julio de 2018, volvió a solicitar el servicio televisivo. Al volver a percatarse la mujer de la recaída de su marido, irrumpió en el cobertizo, donde Frank estaba viendo porno en ese mismo momento.

Después de una discusión, Patricia entró en casa, cogió una pistola del calibre 22 y disparó dos veces. Ella misma llamó a los servicios de emergencia, admitiendo que era la agresora. En el juicio celebrado hace unos días afirmó que solo trataba de asustarle disparando a su pierna, pero que en ese mismo momento se agachó y le dio de lleno en la cabeza.

«Sintió que el diablo estaba en ese cobertizo», explicó el abogado de la acusada al relatar los hechos ante el jurado, que finalmente la encontró culpable de un cargo de asesinato en segundo grado. Si bien el juez ha decretado 16 años de prisión para la anciana, ésta lo ve como una cadena perpetua debido a su edad.

Temas

Sucesos