El asturiano Roberto Menéndez charla con Nadal de la decisión que le cambió la vida

El asturiano Roberto Menéndez charla con Nadal de la decisión que le cambió la vida

El avilesino obandonó el circuito profesional ATP con 27 años | En una charla sobre el futuro y el azar con Rafa Nadal para el Banco Sabadell, el asturiano desgranó el proceso que le llevó a ser el número uno del mundo +40

SANTY MENOR

El Banco Sabadell reunió ayer a los tenistas Rafa Nadal y Roberto Menéndez para hablar sobre el futuro y la influencia del azar. En un debate conducido por la periodista Mara Torres y en el que también intervinieron varios especialistas, se analizaron en profundidad los momentos clave de la carrera del número uno del mundo, y los de la de un Roberto Menéndez (número 1620) que dijo adiós al circuito profesional con apenas veintisiete años.

El asturiano, que cogió por primera vez una raqueta a los nueve años de edad en el Real Club de Tenis Avilés aconsejado por su padre, consiguió cinco años después poner rumbo a Barcelona para poder llegar a ser tenista. Allí estuvo doce años, hasta que dijo basta. «Con 27 años, siendo el 290 del mundo y viendo el límite en el 250, vi que no tenía los suficientes ingresos y no me parecía justo dejar que me siguieran ayudando mis padres. Tuve que tomar una decisión y opté por dejar el circuito profesional ATP y dedicarme a los torneos nacionales», desveló.

El reconocimiento, los grandes objetivos... todo cambió menos la raqueta, una fiel compañera que le está permitiendo vivir una segunda juventud como el mejor jugador del mundo +40. En el otro lado de la balanza, Rafa Nadal, uno de los mejores jugadores de la historia que «ya desde los catorce años tenía claro que podía llegar a ser el número 1». O al menos eso fue lo que le dijo a Roberto en su primer encuentro.

Los protagonistas reconocieron que «en el tenis, la suerte no tiene demasiada influencia» y el avilesino, que cuando cuelgue la raqueta se dedicará a dar clases, concluyó su reflexión reconociendo que lo más importante es «ser muy trabajador, aprovechar los genes y tener la cabeza bien amueblada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos