Un cachalote en Madrid

La escultura, en el río Manzanares. /EFE
La escultura, en el río Manzanares. / EFE

La capital amaneció con un cetáceo de quince metros en el Manzanares. Se trata de una escultura hiperrealista

P. MUÑOZ

Los ciudadanos que ayer, a primera hora de la mañana, cruzaban el puente de Segovia de Madrid para ir a la oficina se frotaban los ojos, entre la sorpresa y la incredulidad, incapaces de procesar lo que veían: un enorme cachalote varado en el río Manzanares, al que varios voluntarios trataban desesperadamente de mantener con vida rociándolo con agua. No era una alucinación, no, por increíble que pudiera parecer. El propio Ayuntamiento corroboraba la noticia en su página web: «Esta mañana ha aparecido #UnCachaloteEnMadrid. En breve daremos toda la información».

Nada en el animal, de unos quince metros de longitud, dejaba entrever que pudiera tratarse de un engaño:el abandono en que yacía inerte sobre su costado izquierdo, la textura y el brillo de cuero mojado de la piel, las cicatrices que la cruzaban como testigos de viejos enfrentamientos con calamares gigantes, la sangre que manaba de sus fauces y teñía las aguas estancadas. Incluso el hedor a descomposición que llegaba hasta los curiosos, arremolinados a cierta distancia... Hubo quien, rindiéndose a la evidencia, elucubraba con la posibilidad de que el gigantesco cetáceo hubiera remontado el cauce desde el Atlántico para ir a morir a la capital de España.

Fue la concejala Rita Maestre quien ofreció la explicación correcta a través de Twitter:era una intervención artística, promovida por Ciudad Distrito, con la que abre su programación de otoño para «disfrutar de la sorpresa y concienciar sobre la fragilidad de los océanos». La instalación, bautizada como 'Whale' ('Ballena') corresponde al colectivo belga Captain Boomer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos