Así ha cambiado la vida del niño chino que tenía que andar una hora congelado hasta el colegio

Así ha cambiado la vida del niño chino que tenía que andar una hora congelado hasta el colegio

El pequeño tenía que andar más de una hora a temperaturas bajo cero para llegar a la escuela

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Las fotos de un niño chino que llegó al colegio con la cara y pelo congelados a causa del frío por tener que andar una hora hasta el colegio a temperaturas bajo cero dieron la vuelta al mundo hace un año. Personas de todo el mundo se volcaron para ayudarle, donándole dinero. Fue apodado como «Ice Boy». Ahora, su vida ha cambiado.

El pequeño Wang ya no tiene que andar los 4,5 kilómetros de distancia a la que se encontraba su casa del colegio, tal como cuenta «People's Daily». De una casa a las afueras de la ciudad, ahora vive junto a su familia en una casa de dos pisos a solo diez minutos andando del colegio.

«La vida es mucho mejor», dijo el padre del niño, Wang Gangkui, a la citada publicación. «En comparación con las paredes de barro y el camino embarrado, estamos mucho mejor protegidos del viento y la lluvia».

Además, el colegio en el que estudia el pequeño también ha vivido las consecuencias positivas de que el calvario del niño se hiciera viral, pues ha recibido una gran dotación económica que le ha permitido, además de instalar calefacción en las aulas, construir un dormitorio para albergar a los niños que viven lejos del centro.

«[Wang] es uno de los mejores estudiantes y se lleva bien con sus compañeros de clase», dijo el subdirector del centro, Fu Heng. «Toda la atención ha hecho que los alumnos sientan la maravilla del mundo y que sus ideas hayan cambiado mucho. Se han plantado las semillas de los sueños que un día podrán alejarse de las montañas, y tienen muchas esperanzas de el futuro».

El sueño de Wang, sin embargo, sigue siendo el mismo, pues como ya confesó cuando se hizo viral, lo que de verdad espera de su futuro es convertirse en policía para «poder atrapar a los malos».

Más de 3.000 usuarios de Weibo, el servicio de microblogging de Twitter de China, han usado el hashtag #IceBoyAYearOn para analizar la historia de Wang. Muchos ven estas novedades como un «final feliz».

«El poder de la web no debe ser subestimado», dice un usuario, señalando cómo fue la protesta en línea que provocó este cambio.

«Los cambios para Wang y su familia son gratificantes», escribió otro usuario de redes sociales, Chen Li, en Weibo. «Este es el crédito de la opinión pública, y el esfuerzo conjunto del gobierno local y las innumerables personas humanitarias».

Temas

China