Asteroides a tiro de piedra

Asteroides a tiro de piedra

Ante las dificultades para viajar a Marte, la Nasa plantea próximas misiones para llevar astronautas a la superficie de rocas espaciales

CRISTINA L. ÉBOLIMADRID

La tecnología actual no permite los viajes lejanos por el Universo. Ni si quiera a Marte a día de hoy, objetivo principal de la exploración espacial. Hasta que sea posible enviar humanos al Planeta Rojo, fecha que cada día se aleja más en el tiempo debido al desafío tecnológico que supone y la falta de fondos para afrontarlos, la Nasa ha decidido centrarse en la exploración de asteroides.

La agencia espacial estadounidense anunció esta semana que sus astronautas ya se entrenan ante un posible aterrizaje en una roca espacial. La misión no es descabellada. Incluso parece mucho más factible que pisar Marte. La Nasa puede elegir un asteroide que se encuentre cercano a la Tierra. Una posibilidad que se baraja es la de capturar uno de estos errantes del Universo y colocarlo en órbita en torno a la Tierra o la Luna, este sí un desafío muy complejo. Pero "si no puedes ir al asteroide, que el asteroide venga a ti", dijo justa hace un año el director de la Nasa, Charles Bolden.

La conquista de asteroides puede suponer grandes beneficios, tanto científicos como económicos.

En el primero de los casos el análisis de su composición puede desentrañar muchas de las incógnitas que existen sobre el funcionamiento del cosmos. Las rocas espaciales también pueden servir como bases de cara a saltos espaciales a lugares más lejanos. Por último, el mejor conocimiento de estos astros puede servir a que algún día la Tierra sepa evitar que uno de ellos se estrelle contra ellos y cause una catástrofe de consecuencias dramáticas.

En el plano de los beneficios, las rocas espaciales pueden convertirse en una fuente inagotable de recursos. Además de la Nasa, varias empresas privadas se plantean enviar sondas para detectar que asteroides son los más ventajosos para la explotación. Una vez elegidos los candidatos su plan es iniciar la obtención de sus riquezas mediante sistemas robotizados. Según los cálculos de los directivos de la empresa Planetary Resources un asteroide de 50 metros de diámetro podría tener un valor de unos cien millones de dólares.