Dispositivos internos como el marcapasos podrán recargarse desde el exterior

Uno de los pequeños dispositivos junto a varias pastillas. /
Uno de los pequeños dispositivos junto a varias pastillas.

Científicos estadounidenses desarrollaron un sistema para que estos aparatos no tengan que llevar grandes baterías o cambiarse

EDURNE MARTÍNEZMadrid

Se acabó el tener que cambiar el marcapasos cada diez años. Científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han desarrollado una herramienta capaz de transferir energía en el interior del cuerpo del paciente de forma inalámbrica y así hacer funcionar pequeños dispositivos médicos electrónicos, como los marcapasos o estimuladores nerviosos.

El estudio, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, supone una transformación en el campo de la ingeniería médica porque se conseguirán eliminar las grandes baterías y los sistemas de recarga que han dificultado siempre que los dispositivos médicos puedan ser más utilizados. Así, se podría abrir un nuevo camino hacia un tipo de medicina que permitiera a los médicos tratar enfermedades con la electrónica en vez de con medicinas.

El autor principal del estudio, Ada Poon, profesor de ingeniería eléctrica, aseguró que hay que conseguir hacer los dispositivos "cada vez más pequeños" para poder implantarlos más fácilmente "en el interior del cuerpo y poder desarrollar nuevas formas de tratar las enfermedades y aliviar el dolor". Este dispositivo, de menos tamaño que un grano de arroz, puede recargarse sosteniendo una herramienta parecida a una tarjeta de crédito por encima del dispositivo por fuera del cuerpo.

Aplicaciones

"Este descubrimiento supondrá una nueva generación de microimplantes programables, como sensores para monitorear las funciones vitales en el cuerpo, electroestimuladores para cambiar las señales neuronales en el cerebro o incluso sistemas de administración de fármacos para aplicar los medicamentos directamente en las zonas afectadas", explicó Poon.

El funcionamiento de este dispositivo se basa en una nueva forma de controlar las ondas electromagnéticas en el interior del cuerpo. El equipo liderado por el profesor Poon diseñó una fuente de energía que generaba un tipo de onda electromagnética que con el contacto con la piel, cambiaba sus características hasta conseguir la más seguras y rápidas. Poon insistió en que con esta nueva tecnología se puede transmitir la suficiente energía a pequeños implantes que tenga el paciente en órganos como el corazón o el cerebro.