Logran captar las primeras imágenes de un agujero negro

Recreación de un agujero negro. / AFP
Recreación de un agujero negro. / AFP

El proyecto encargado de lograr este hito es el Event Horizon Telescope, una red de ocho observatorios ubicados en distintas partes del mundo

E. C. MADRID.

Teóricamente, era imposible, pero la ciencia ha logrado captar una imagen de un agujero negro, un descubrimiento que se hará público en la jornada de hoy en una rueda de prensa simultánea en seis países a lo largo del mundo. Así lo confirmó ayer la Universidad Nacional Autónoma de México, que participó en este proyecto.

La rueda de prensa, que comenzará a las tres de la tarde, servirá para presentar los primeros resultados del telescopio del horizonte de sucesos. El EHT y el Observatorio Europeo Austral, dos de los convocantes de las ruedas de prensa, se habían referido solo a la presentación de los primeros resultados del telescopio, que calificaban como «de impacto». «Después de casi dos años de trabajo observando la galaxia, los científicos revelarán las imágenes», agrega la nota de la UNAM. Además, señala que el investigador Laurent Loinard, del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica, participó en la toma de esas imágenes.

El proyecto encargado de lograr este hito es el Event Horizon Telescope, una red de ocho observatorios ubicados en distintas partes del mundo. Se trata de una colaboración internacional encaminada a observar el agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea, Sagitario A, y el ubicado en la galaxia M87 a 53,3 millones de años luz. Esta colaboración comenzó en 2017 cuando los distintos observatorios se unieron para observar los «horizontes de eventos» de los agujeros negros, el límite más allá del cual la gravedad es tan extrema que incluso la luz no puede escapar. Con estas observaciones múltiples, los astrónomos buscan identificar el entorno inmediato de un agujero negro. Según la teoría, cuando la materia es absorbida por el monstruo emite una luz. El proyecto EHT, capaz de captar las ondas milimétricas emitidas por el entorno del agujero negro, tenía el objetivo de definir el contorno del cuerpo celeste, el llamado horizonte de sucesos.