«Sería trágico que Otín se fuese de Asturias»

El investigador Carlos López-Otín. / PABLO LORENZANA
El investigador Carlos López-Otín. / PABLO LORENZANA

Científicos y empresarios muestran su apoyo al investigador de la Universidad de Oviedo | Piden a las instituciones que hagan todo lo posible por que pueda seguir trabajando y formando a jóvenes sin tener que dejar el Principado

MIGUEL ROJO GIJÓN.

El momento vital que atraviesa el científico Carlos López-Otín, nacido en Sabiñánigo (Huesca), pero asentado en Asturias, es complicado. Tanto, que a preguntas de periodistas aragoneses reconoció que había tenido ofertas de otros lugares, también de su comunidad natal, y que cabía la posibilidad de que alguna fuese escuchada. Aún así, en conversación con este periódico, Otín mostró en todo momento su disposición a seguir dando clase en la Universidad de Oviedo y a seguir aquí con sus investigaciones. «Mis alumnos son ahora mi prioridad», explicaba. Tras insistir públicamente el presidente de Aragón, Javier Lambán, en su invitación a que dejase Asturias para irse a investigar a su comunidad natal, EL COMERCIO recogió las posturas de todos los partidos políticos con representación en la región, que pidieron a Gobierno regional y Universidad que hiciesen un esfuerzo por conseguir que se quedase.

Ahora son varios los empresarios e investigadores los que se asoman a las páginas de este diario para advertir de que «sería trágico que Otín se fuese de Asturias». Muchos hablan en representación de fundaciones con participación en proyectos de investigación en los que Otín participó y son patronos de la Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria de Asturias (Finba), entidad fundada, entre otras instituciones, por la Universidad de Oviedo, en la que Otín es catedrático en el área de Bioquímica y Biología Molecular.

«Haremos todo lo posible, como siempre hemos hecho, para que se quede en Asturias, pero es una decisión personal que él debe tomar y nosotros solo podemos mostrarle nuestro apoyo», explicaba Enrique Caso, director de la Finba. «Más importante de dónde esté físicamente es que se mantenga activo y siga cooperando en nuestras investigaciones», apuntó. En su opinión, quien más se resentiría con su marcha «es la Universidad de Oviedo, donde da clases».

El director científico de Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias, Carlos Suárez, investigador también de la Finba, cree que «si se fuese por circunstancias ajenas al sentimiento predominante de apoyo que creo tienen todos los asturianos, sería una lástima. Es minoritario y anónimo el movimiento en su contra», dice de «quien situó a Asturias en el mapa de la investigación mundial».

Uno de los más explícitos fue el también investigador Antonio Fueyo, director del Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA), quien cree que «las instituciones, Principado y Universidad, nunca le defendieron con la intensidad que merecía». Fueyo cree que «la labor que puede hacer en Asturias sería mucho mejor desde el punto de vista científico, es un lugar muy adecuado para él. Siempre estuvo feliz aquí, pero en la Universidad hay muchas envidias y el ambiente en el que está es bastante malo. Su equipo es formidable, y desde el IUOPA no podemos más que darle nuestro apoyo en todo. En cuanto a la oferta de Aragón, creo que los políticos se implican cuando les conviene, es muy fácil invitarle ahora», apuntó.

Desde el ámbito empresarial, Pablo Junceda, director general del SabadellHerrero, cuya fundación apoya múltiples proyectos de investigación a través de la propia Finba, mantiene que «debemos hacerle sentir el calor y la cercanía de quien arropa lo más valioso que tiene», y le describe como «una de esas personas que encarnan lo mejor del ser humano: la inteligencia, la perseverancia, la humildad y la honestidad. Además, es una persona que engrandece a Asturias y, por tanto, nos engrandece a todos. Como diría el genial Paulo Coelho, Lopez Otín 'es tan grande que todos quisieran alcanzarle y, a la vez, tan humilde que también todos quisieran estar a su lado'», concluye.

«Gracias a su apoyo pudimos celebrar en Asturias conferencias de Mariano Barbacid y el profesor Guido Kroemer. Él moderó los debates con una discreción -para no sombrear a los ponentes- característica de su calidad científica y humana. Solo el hecho de que se hable de su marcha es un duro golpe para todas aquellas personas que defendemos el futuro de la región», explicaba Antonio Blanco, director de la Fundación Alimerka.

Para la directora de la Fundación EdP, Vanda Martins, la figura de Otín «es una referencia en el ámbito científico y un investigador reconocido mundialmente. Su presencia significa prestigio e innovación. Cnocemos de cerca su trabajo sobre Genómica Social, que apoyamos a través de nuestro programa EdP Solidaria».

Explica Carlos Paniceres, consejero delegado de Transinsa y presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, que «Otín cuenta con nuestro total apoyo, hay que hacer todo lo posible para arropar al principal investigador de la región, el más importante en Asturais desde Severo Ochoa, es cuestión de justicia y prestigio. Es un símbolo que Asturias no se puede permitir perder, nos ha situado en el mundo de la investigación»

El director general de la Fundación Cajastur, Carlos Siñeriz, explicaba ayer que «acordamos ya en su momento mostrar nuestro apoyo y respaldo a Carlos López-Otín, además de felicitarle por sus últimos descubrimientos, siempre apoyaremos a esta persona que, además, fue parte de esta fundación», recordaba.