Descubre su dentadura postiza en la garganta tras ocho días de una operación

Descubre su dentadura postiza en la garganta tras ocho días de una operación

Sangraba, sentía dolor y no era capaz de tragar, pero no se imaginaba qué era lo que le estaba destrozando la laringe

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Los pacientes con dientes postizos deben retirarlos antes de someterse a una anestesia general para evitar consecuencias graves como la que vivió un hombre de 72 años, que descubrió, ocho días después de una cirugía, que su dentadura estaba atascada en la garganta. El caso ha sido publicado en la revista 'BMJ Case Reports'.

Además de experimentar un dolor considerable, sangrado y dificultades para tragar, la supervisión condujo a visitas repetidas al hospital, pruebas invasivas adicionales, transfusiones de sangre y, finalmente, otra cirugía para extraer la prótesis.

Todo comenzó cuando el paciente tuvo que ser anestesiado para extraer un bulto inofensivo en su pared abdominal. Seis días después, acudió a urgencias quejándose de sangre en la boca, dificultades para tragar y dolor, lo que le había impedido comer alimentos sólidos desde entonces.

Nada en los resultados de su prueba llevó a los médicos a considerar algo más allá de una infección respiratoria y los efectos secundarios de haber tenido un tubo en la garganta durante su operación. Le recetaron enjuague bucal, antibióticos y esteroides, y lo enviaron a casa.

Dos días después regresó con un empeoramiento de los síntomas. No había podido tragar ninguna de las medicinas que le habían recetado. Fue ingresado en el hospital con sospecha de neumonía por aspiración, una infección grave en el pecho generalmente causada por la inhalación de alimentos o ácido estomacal o saliva en los pulmones.

Durante esta estancia en el hospital, la radiografía de su garganta reveló un objeto semicircular que yacía sobre sus cuerdas vocales y le había causado hinchazón y ampollas internas. Fue entonces cuando el hombre explicó que su dentadura postiza, que consistía en una placa de techo de metal y tres dientes postizos, se había perdido durante su primer ingreso hospitalario.

Una vez resuelto el enigma, se sometió a una cirugía de emergencia para extraer la dentadura postiza y fue dado de alta después de seis días. Pero otra hemorragia provocó su regreso, casi una semana después. Cuando las pruebas revelaron que el sangrado se había detenido, fue enviado a casa, para reaparecer 10 días después con el mismo problema.

Tras un par de días ingresado, fue dado de alta nuevamente, pero volvió seis días después debido a un nuevo sangrado. Le cauterizaron la zona herida para evitar más hemorragias y tuvo que recibir una transfusión de sangre. Fue dado de alta después de dos días, pero regresó nuevamente nueve días después con más hemorragia, lo que requirió cirugía de emergencia ya que la fuente del sangrado era una arteria desgarrada en la herida.

Un chequeo una semana después de este procedimiento mostró que el tejido se estaba curando bien y seis semanas después no había necesitado más atención de emergencia y su recuento sanguíneo había vuelto a la normalidad.

Los autores señalan que este no es el primer caso documentado de prótesis dentales que se inhalan mientras se infunde anestésico. «No existen pautas nacionales establecidas sobre cómo se deben manejar las dentaduras postizas durante la anestesia, pero se sabe que dejar las dentaduras postizas durante la ventilación con bolsa-máscara permite un mejor sellado durante la inducción [cuando se infunde el anestésico], y por lo tanto, muchos hospitales permiten las dentaduras postizas, pero deben retirarse inmediatamente antes de la intubación [cuando se inserta un tubo en la vía aérea para ayudar a respirar]», escriben los autores.

La presencia de dientes postizos o placas dentales debe documentarse claramente antes y después de cualquier procedimiento quirúrgico, y todos los miembros del equipo quirúrgico deben estar al tanto de lo que se debe hacer con ellos, agregan.