Diez medidas para evitar ahogamientos

Diez medidas para evitar ahogamientos

La pasada semana, Asturias registraba dos muertes por ahogamiento. Con la llegada del verano y el disfrute de los espacios acuáticos, conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones para evitar situaciones de riesgo

ELCOMERCIO.ES

47 personas fallecieron el pasado mes de junio en España por ahogamiento en espacios acuáticos, una de ellas en Asturias. Se trata del pescador que murió el 29 de junio en el pantano de Trasonacuando trató de recuperar una caña que se le había caído al agua. Unos días después, en el mismo escenario, dos niñas fueron encontradas ahogadas tras precipitarse al agua durante una jornada en familia. Una de ellas permanece grave y la otra falleció el pasado sábado en el Hospital Universitario Central de Asturias.

Junio ha sido el mes con mayor número de víctimas mortales por este motivo en lo que va de año en cuyo primer semestre se registraron un total de 135 muertes por esta causa. Según los datos recopilados en el Informe Nacional de Ahogamientos (INA) que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, la media de ahogados cada día del mes pasado fue de 1,56 personas. Unas cifras que, debido a la llegada del verano hacen recomendable tener en cuenta ciertas recomendaciones básicas para evitar sustos en playas o piscinas y espacios acuáticos en general, especialmente cuando se disfruta de ellos en compañía de menores.

Medidas de prevención de ahogamiento en piscinas

1. Vigilancia continua: es la regla básica. Nunca se debe perder de vista a los pequeños cuando se bañan o están cerca del agua.

2. Norma '10 y 20': el adulto debe mirar al niño cada 10 segundos y debe permanecer a una distancia tal que le permita llegar en 20 segundos.

3. Detectar riesgos: comprobar si existe algún modo de que el niño muy pequeño llegue a la piscina y de qué manera lo haría, para evitarlo.

4. Protección: incorporar dispositivos de seguridad que impidan que el niño llegue al agua en un descuido.

5. Aprendizaje: antes del verano y desde bastante pequeños deberían aprender a flotar primero y nadar después. Este aprendizaje no exime en ningún caso de la vigilancia.

6. Dispositivo de rescate: tener a mano salvavidas, pértiga y teléfono para contactar con emergencias.

7. Orden: mantener alejados de la piscina juguetes u objetos que llamen la atención del niño y al sentirse atraído por ellos le hagan acercarse al agua.

8. Drenajes: asegúrate de que los sistemas de drenaje están apagados y los niños están lejos de los mismos.

9. Seguridad: tener vallas, cobertores de invierno, alarmas perimetrales o de inmersión, elementos de flotación adaptados a cada niño.

10. Emergencias: aprende la secuencia de reanimación cardiopulmonar (RCP) y el teléfono de emergencias (112).

Medidas de prevención de ahogamiento en playas

1. Siempre acompañados: nunca se debe dejar a los niños ir solos a la playa.

2. Mejor con socorrista: elige playas con servicio de socorrista.

3. Chaleco: si el pequeño no sabe nadar, colóquele un chaleco mejor un que flotador o manguitos.

4. Evitar saltos: enseñe a los más pequeños la peligrosidad que supone saltar desde superficies elevadas al agua.

5. Desconfía de los inflables: las colchonetas, flotadores, etc. dan falsa sensación de seguridad.

6. Después de comer: deben entrar despacio en el agua ya que existe el riesgo de hidrocución ante cambios bruscos de temperatura.

7. Vigila constantemente: en la playa hay mucha gente. No los dejes solos ni un minuto.

8. Confía en el socorrista: si hay que hacer un rescate, sigue siempre sus instrucciones.

9. La RCP salva vidas: aprende la secuencia de reanimación cardiopulmonar (RCP) y el teléfono de emergencias (112).

10. Protégele del sol: los golpes de calor pueden ser especialmente peligrosos en el agua. Es por eso que recomendaciones como evitar la exposición solar resultan fundamentales.