El Comercio

«Aprobé a los burros sólo por poner el nombre, ni en la aldea más remota de Asturias son tan palurdos»

Captura de pantalla de una parte del chat de la polémica
Captura de pantalla de una parte del chat de la polémica
  • La Consejería de Madrid expedienta a siete de los once profesores de un colegio madrileño por los comentarios vejatorios sobre alumnos y padres

La Consejería de Educación de Madrid suspenderá cautelarmente de sus funciones a la directora del colegio Tomé y Orgaz de Casarrubuelos y abrirá expedientes disciplinarios a siete de los once profesores del colegio público de Casarrubuelos (Madrid) que vertieron en un chat de Whatsapp comentarios "vejatorios" y "denigrantes" sobre alumnos y padres.

La Consejería de Educación entiende que se podrían "considerar vejatorios, denigrantes e improcedentes del personal docente".

Según han informado fuentes de la Consejería que dirige Lucía Figar, la inspección educativa de la Dirección General del Área Territorial Sur ha concluido el informe elaborado tras investigar los comentarios despectivos que un grupo de profesores hicieron en Whatsapp y que fueron buzoneados de forma anónima a los vecinos del pueblo.

"¿Cómo se llama el niño guarro que está siempre castigado en el recreo?” o “más vale una hostia a tiempo que cien lecciones de pedagogía”. También hablan de alguna madre a la que califican de "zorra" asegurando que el concejal de la localidad "tiene unas grabaciones de ella con los hijos que flipas”. Pero hay más entre el sinfín de barbaridades que se escribían en el grupo de Whatsapp: "No puedo tragar que cuatro analfabetas cuestionen mi trabajo. Si no quieren ver que tienen hijos subnormales no es mi business", "Ningún moro es bueno. Más hijoputas imposible","Aprobé a los burros sólo por poner el nombre, ni en la aldea más remota de Asturias son tan palurdos!.

Dicho informe propone la apertura de un expediente disciplinario y la suspensión cautelar de sus funciones para la directora del colegio Tomé y Orgaz, y la apertura de sendos expedientes disciplinarios a seis de los otros once profesores participantes de dichas conversaciones.

Además, "considerando que alguna de las manifestaciones pudieran haber vulnerado los derechos de los menores citados en las conversaciones publicadas", el informe de la inspección educativa también propone su traslado a la Fiscalía de Menores "para su conocimiento y valoración".

Los inspectores de la Consejería subrayan que la directora del centro y también administradora del grupo de conversaciones "en ningún caso debió permitir que se vertieran ese tipo de comentarios por los miembros del grupo que podríamos considerar vejatorios, denigrantes e improcedentes del personal docente a su cargo".

Otros cuatro profesores, 'reconvertidos'

La apertura de expedientes disciplinarios recae sobre cinco profesores por los "comentarios vertidos" y sobre la jefa de estudios del colegio al haberlos permitido. El documento de la inspección subraya que estos hechos "podrían considerarse como una vulneración" de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público y el Real Decreto del Régimen disciplinario de los funcionarios de la Administración del Estado.

Educación ha precisado que tres de los profesores para los que se propone expediente disciplinario actualmente no imparten clase en el colegio Tomé y Orgaz de Casarrubuelos.

Los inspectores de Educación también consideran conveniente "una reconvención" a otros cuatro profesores del mismo grupo, aunque de las conversaciones publicadas no se desprenden comentarios, en principio, que pudieran ser punibles.

La Consejería de Educación ha asumido todas las propuestas que recoge el informe de la inspección educativa para proceder inmediatamente a la apertura de todos los expedientes disciplinarios y la suspensión cautelar de funciones para la directora del centro.