«Decepción» entre los opositores

De los más de 6.000 inscritos, solo unos 850 han pasado a la segunda fase. Pese a las críticas, los afectados dicen que hay «miedo a las reclamaciones»

OLGA ESTEBAN GIJÓN.

«Decepcionados». Con voz cansada, participantes en el proceso de selección de los 188 maestros de la Consejería de Educación, explicaban ayer cómo, un día más, estas oposiciones les suponían un disgusto. La consejería publicó las calificaciones de la fase final de la primera de las especialidades, la de Audición y Lenguaje. La sorpresa fue que solo ha habido 19 aprobados de entre los 830 maestros inscritos en un principio. Tantos como plazas hay disponibles (hay dos más reservadas para personas con discapacidad, pero la documentación publicada no hace ninguna referencia a esos puestos). El resto, todos suspendidos. Lo habitual en las oposiciones es que haya más aprobados que plazas. Para quienes se encuentran en esa situación, la nota obtenida les ayuda en la baremación y, por lo tanto, les coloca en una mejor situación en la bolsa de interinos. En esta ocasión no será así. Al menos en esta primera especialidad. Queda por saber lo que ocurrirá con Primaria, Infantil, Inglés y Pedagogía Terapéutica. «Si todo va a ser igual, vaya desastre de oposición. Nunca lo habían hecho tan mal».

«He perdido todo un año», lamentan los aspirantes. Porque al suspender, sea cual sea la nota obtenida, baremarán igual que «si hubiéramos puesto el nombre en el examen y poco más». Si al iniciar el proceso ya advertían de que una oposición con miles de inscritos es como jugar a la lotería, el desarrollo les ha dado la razón. Y las críticas han ido aumentando día a día. Tal y como publicó ayer EL COMERCIO, las pocas plazas que se ofrecieron (188, que según los sindicatos solo cubren un 14% de las necesidades de Primaria) y el recorte en el número de tribunales han marcado una convocatoria que según algunos ha sido una «trampa», en la que ni siquiera se habían publicado con antelación los criterios de calificación. Si anteayer se conocieron los de Infantil, ayer la consejería publicó los de Inglés y Primaria. Pero los exámenes ya están hechos. «A nosotros, como docentes, nos obligan a principios de curso a informar a los alumnos y sus familias de cómo les vamos a calificar», critican los afectados.

Uno de los principales problemas, como queda dicho, ha sido el número de tribunales. 34 para 6.000 inscritos. Es cierto que la cifra de opositores ha sido finalmente más baja. En algunos tribunales, la cantidad de no presentados supera el 30%. Aunque eso, advierten desde la Asociación de Docentes Interinos de Asturias, tiene 'truco'. Porque las bases obligaban a los opositores a presentarse a una sola especialidad. Es probable, por lo tanto, que hubiera maestros que se apuntaran a varias, hasta decidir por cuál optaban. Por eso pueden constar como no presentados en uno de los tribunales. Creen en ADIA que eso puede ser el motivo principal para que falten tantos inscritos, porque «si no se presentan son excluidos de la bolsa» y nadie iba a querer arriesgarse a eso.

Los 34 tribunales organizados son, aseguran desde Suatea, la mitad de los necesarios. Sindicatos e interinos creen que la causa de ese recorte ha sido la económica. Cada tribunal está compuesto por presidente y cuatro vocales, que cobran dietas. El presidente, 53 euros al día. Los vocales, 51. Si trabajan más allá de las tres de la tarde, algo que al parecer ha sucedido con asiduidad, cobran media dieta para comer (algo más de 18 euros). Y a quienes tengan que desplazarse se les abona el kilometraje. Teniendo en cuenta que la primera prueba fue el 22 de junio y que algunos tribunales están todavía examinando, son muchos días y muchas dietas. Miles de euros. Menos tribunales, menos presupuesto. Pero eso conlleva otros problemas. Por ejemplo, que alguno de los tribunales de Infantil, con unos 200 inscritos, no tuviera siquiera gente suficiente para vigilar las aulas, lo que obligó a llamar a los vocales suplentes.

Sin saber la cifra definitiva de presentados, de los 6.000 inscritos tan solo unos 850 lograron superar la primera fase. Porque, si se revisa tribunal tras tribunal, en cada uno de ellos lograron la nota unas 25 personas. Tribunal 1 de Infantil: más de 200 inscritos, solo 26 logran superar el corte. Tribunal 1 de Primaria: 170 inscritos, solo 21 lo consiguen. Y así todos. Dicen los afectados que ese número «coincide con los que los examinadores tenían tiempo de escuchar en los cinco días que disponían para la segunda fase». En las calificaciones, hay otra cuestión que les preocupa: el elevado porcentaje de aspirantes que en la primera fase no lograron alcanzar el 25% de la nota exigida, lo que les supone quedarse con un 0 en la baremación. Pese a todo, creen que las reclamaciones no serán muchas. «Hay mucho miedo a que eso pueda perjudicarte en el futuro».