El 43% de los alumnos que iniciaron la FP Básica abandonó el primer año

Alumnos del Centro Integrado de Formación Profesional de Mantenimiento, en Valnalón, en unas clases prácticas en el taller. /
Alumnos del Centro Integrado de Formación Profesional de Mantenimiento, en Valnalón, en unas clases prácticas en el taller.

Tienen entre 15 y 17 años y no han logrado el título de Secundaria. Este año se matricularon 594 y Educación analizará cuántos lo dejaron

OLGA ESTEBAN

Cuando el exministro José Ignacio Wert anunció su planteamiento de la nueva Formación Profesional Básica, la idea no convenció. En Asturias, no gustaron ni el fondo ni la forma. La idea era ofrecer una alternativa a los jóvenes de entre 15 y 17 años a los que se les resistía la ESO, que podrían de esta forma obtener un título profesional básico. Se convertía, de esta manera, en el sustituto de los antiguos Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), que ya han desaparecido oficialmente. En cuanto a la forma, el presupuesto destinado al Principado tampoco convenció. Pese a todo, la Consejería de Educación reservó unas mil plazas para la FP Básica, que consta de dos cursos y ahora finaliza el segundo. La previsión era que la matrícula fuera semejante a la de los PCPI , en los que había unos 600 alumnos.

LAS CIFRAS

alumnos se matricularon en esta modalidad educativa (337 hombres y 109 mujeres) en 2014-2015.

títulos fueron los que implantó la Consejería de Educación de los 21 previstos en la FP Básica.

Pero tampoco ahí se llegó. Se matricularon 446 alumnos (337 hombres y 109 mujeres). El 74% optó por la enseñanza pública y Gijón registró el mayor número de matriculaciones, seguido de Oviedo. De aquellos 446 jóvenes, casi la mitad no ha continuado con los estudios. El consejero de Educación, Genaro Alonso, se muestra preocupado por los resultados de este ciclo. Las cifras del primer curso, el 2014-2015, le dan la razón. El 43% de los matriculados abandonó. Del resto, ni siquiera todos han pasado al segundo curso, ya que una parte ha repetido primero. Son los datos de los que dispone la consejería, teniendo en cuenta los matriculados, los que pasaron a segundo y los que repitieron. Y con todo, lo dicho, la cifra de abandono es del 43%.

A falta de cerrar los números de este curso que aún no ha finalizado y en el que se matricularon 594 alumnos, Genaro Alonso tiene la misma sensación. «Tememos que hayan sido muchos los que hayan abandonado o abandonen la FP Básica». Lo único positivo que el consejero destaca, ante una formación que no le convence, es que la presión de las comunidades más críticas logró que el ministerio aceptara que los alumnos que finalicen la FP Básica obtengan el título de Secundaria, algo no previsto en un principio.

Era una «vía muerta»

«A raíz de la sectorial del año pasado, por las presiones, se consiguió. En el real decreto que regula las reválidas, incluyeron esta novedad. Eso es positivo», destaca Alonso. En caso contrario, «era una vía muerte, como puede serlo la reválida de Secundaria. ¿Qué hacemos con el alumno que no consiga el título más bajo del sistema educativo español?», se pregunta el consejero.

La FP Básica prevé 21 títulos, de los que Asturias implantó una docena, aproximadamente. Tanto desde el Principado como desde el Consejo de Asturias de Formación Profesional se criticó duramente desde el principio que su implantación suponía «la expulsión de parte del alumnado fuera del sistema educativo». Defendían agotar todos los recursos disponibles antes de derivar a los chicos, mientras el ministerio asegura que es una edad prudente. Pero ahora las cifras «confirman que la FP Básica no soluciona el problema de abandono escolar», explica Ramón Canal, presidente del Consejo de Asturias de Formación Profesional. No le extraña ese porcentaje, ese 43%. «Es lo esperado», señala incluso. «La cosa no podía ir mucho mejor».

Y no podía porque «el alumnado que va a la Básica es el que es y, además, se le vuelve a ofrecer un cuerpo de formación que es común» con las otras etapas. Es decir, chicos y chicas que podían presentar dificultades con Matemáticas o con Ciencias se tiene que volver a enfrentar a esas materias en esta nueva etapa. «Se encuentran con una parte que siguen rechazando». A estos alumnos, antes, se les derivaba a «programas de diversificación curricular y en muchos casos «se les recuperaba». Ahora eso está más complicado. «Habíamos advertido de que esto no solucionaría el problema», insiste Canal, que lleva casi toda la vida ligado a la Formación Profesional.

Ampliación de la Dual

La otra cara de la moneda está en la FP Dual, que está provocando más satisfacciones. 257 alumnos están cursando este año esta modalidad educativa, que combina la formación teórica con la práctica. Costó arrancar. Empezó con 40 alumnos y cuatro centros en toda Asturias. Este curso, lo dicho, 257 estudiantes y 169 empresas que han firmado un total de 192 convenios. Ramón Canal se felicita por la ampliación, después de que la consejería optara por abrir esta modalidad a todos los centros concertados y a todos los institutos de Secundaria que tuvieran oferta de grados.

Las mejoras del ciclo pasaron por ampliar también las horas de permanencia en las empresas, que ascendieron hasta 660. «La ganancia es que el alumno tiene un mayor tiempo de formación en la empresa. Es un paso cualitativo del que estoy muy satisfecho», asegura el consejero, Genaro Alonso, aunque admite que «no es suficiente todavía».

 

Fotos

Vídeos