EBAU Asturias 2019. Gustavo Martín Garzo abre las pruebas

Alumnos que se han presentado a las pruebas de la EBAU en la facultad de Económicas de El Cristo, en Oviedo. / PABLO LORENZANA.

«Lo más fácil estaba en la opción A», comenta uno de los alumnos que este martes se sometía a las pruebas de acceso a la Universidad en Asturias

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

«A  todas luces, la opción A era la más fácil». Lo comentaba Ignacio Arias Martínez de Vega, alumno del colegio San Ignacio de Oviedo, nada más salir del aula en el que esta tarde se examinaba de Lengua y Literatura II, la primera de las dos asignaturas que se evaluarán en esta primera jornada de la EBAU en Asturias. Fue de hecho la alternativa más secundada entre los más de cuatro mil alumnos que se juegan su futuro universitario desde hoy y hasta el jueves en el Principado. El examen consistía en un comentario de texto a partir de un artículo de Gustavo Martín Garzo publicado en el diario 'El País' el 8 de enero de 2012 bajo el título 'Una casa de palabras'. Después los chavales tenían que escoger entre desarrollar la novela policíaca de Eduardo Mendoza o la lírica irónica y elegante de Luis Alberto de Cuenca. La mayoría optó por el primero, en una opción que incluía como prueba de lectura 'El chico de la última fila', de Juan Mayorga. «Flipé porque todo lo fácil estaba en la primera opción», reconocía Ignacio Arias, que confía en sacar la nota suficiente para entrar en Medicina. Contenta con el resultado, a Marta Pereda, que estudió la modalidad de bachillerato tecnológico en el colegio Auseva, la prueba de Lengua y literatura le salió «mejor de lo que pensaba». También le fue bien a Brian Rivero, alumno del colegio Loyola. «El texto era fácil de comprender y la sintaxis, corta», agradeció.

Tras unos minutos de descanso para comentar con sus compañeros, profesores y algún que otro padre que les ha acompañado esta tarde, los futuros universitarios han vuelto a las aulas para enfrentarse esta vez a la asignatura de Historia. La mayoría no ocultaba sus nervios ante un examen que valorará sus conocimientos de una materia que califican de «inabarcable». Y, aunque en esta tercera edición de la EBAU en Asturias se hayan reducido los estándares que fija el Ministerio de Educación a 73, los alumnos siguen quejando porque consideran que no están en igualdad de condiciones que los de otras comunidades como Andalucía o Cantabria, donde el temario es tres veces inferior.

Más información