El fuego destruye la cubierta y la aguja de Notre Dame