El engaño con el que una niña salvó a su pueblo de ser masacrado por los nazis: «si mientes, te mataré»

Gabriella, en 1945/
Gabriella, en 1945

Gabriella Ezra, de 91 años, ha sido galardonada con la 'Estrella de Italia' por haber evitado que los alemanes fusilaran a 37 partisanos en 1945

EL COMERCIOGijón

Gabriella Ezra es una mujer italiana de 91 años que guarda una increíble historia en su pasado. Ella sola, gracias a su valentía y sobre todo, a su poder de convicción, logró salvar a 37 partisanos italianos de ser fusilados bajo el fuego nazi.

Según desvela www.abc.es, todo ocurrió en 1945 cuando Gabriella, con 17 años, vio entrar una unidad alemana en Cappella, su ciudad natal. Según le explicaron, los nazis habían llegado con ganas de venganza después de que un grupo de partisanos hubiera atacado por sorpresa a sus soldados. Así que apresaron a 37 aldeanos y les condenaron a morir frente a un pelotón de fusilamiento. Todos ellos, guerrilleros. Y lo peor es que entre los elegidos se hallaba Luigi, el padre de Gabriella.

La joven, desesperada, decidió intentar convencer a los germanos de que aquellos hombres no eran partisanos.Tenía a su favor el alemán que hablaba tras haber residido en Austria. «Le dije a mi madre que tenía que hacer algo, así que corrí tras un oficial y le repetí una y otra vez que los hombres que había capturado eran agricultores que no habían hecho más que preocuparse por sus campos y sus vacas».

Sus palabras debieron remover la conciencia del oficial, ya que decidió llevar a la joven ante el comandante mientras este preparaba la ejecución. «Pusieron a los hombres frente a un pelotón de fusilamiento y dijeron que yo insistía en que eran inocentes. «Si está mintiendo la mataré, y después a vosotros, gritó». Por suerte, los italianos habían enterrado los brazaletes que identificaban a los presos con partisanos y, por mucho que los nazis buscaron, no hallaron ninguna prueba que les incriminara.

Al final, todos los prisioneros fueron liberados gracias a Gabriella. Poco después los británicos liberaron la ciudad y la pesadilla se terminó.

En 1946 Gabriella conoció al capitán Ezra, del ejército inglés, mientras trabajaba como traductora en las afueras de Venecia. Ambos contrajeron matrimonio tres años después y se trasladaron a Brighton.

Hoy vive en East Sussex (Gran Bretaña), y ha recibido la 'Stella d´Italia' por haber salvado a aquellos 37 compatriotas del pelotón de fusilamiento.

Esta historia había permanecido oculta hasta que su hijo Mark, de 65 años, decidió escribir a la embajada italiana para darla a conocer. Al parecer, lo hizo después de que su madre le contara una y otra vez el suceso. «Si mi madre no hubiera intervenido, todos habrían sido asesinados. Ella demostró una valentía notable aquel día», ha afirmado en declaraciones a la prensa anglosajona.

Ezra luce su condecoración
Ezra luce su condecoración

Desde entonces Gabriella reside en Inglaterra, aunque no ha olvidado sus raíces italianas. Ejemplo de ello es que ha visitado en varias ocasiones Capella desde entonces. La primera vez, de hecho, fue recibida como una heroína.

«Estaba paseando con mi hija por el pueblo cuando un hombre me reconoció. Organizaron una comida en mi honor en la plaza. Dijeron que estaban muy contentos de verme porque había salvado la aldea», finaliza.