Huelga de sexo con polémica

La actriz Alyssa Milano, en una protesta contra Trump/AFP
La actriz Alyssa Milano, en una protesta contra Trump / AFP

La actriz Alyssa Milano llama al paro femenino en protesta contra una ley antiaborto | «Los deseos reproductivos están siendo eliminados. Si no tenemos control de nuestros cuerpos no podemos arriesgarnos a un embarazo»

F. MIÑANAMADRID.

Hay tuits que resuenan como un trueno. Algo así ha experimentado la actriz Alyssa Milano con uno en el que propone a las mujeres iniciar una especie de huelga de cremalleras subidas. «Nuestros deseos reproductivos están siendo eliminados. Hasta que las mujeres no tengamos control legal sobre nuestros propios cuerpos no podemos arriesgarnos a un embarazo. Uníos a no tener sexo hasta que superemos la autonomía sobre nuestro cuerpo. Estoy impulsando una huelga sexual. Pásalo».

El comentario, que no tardó en viralizarse, llega como reacción y protesta contra la aprobación hace unos días en el Estado de Georgia de una ley que prohíbe el aborto en cuanto pueda sentirse el latido del corazón de un feto. Una medida que en teoría reduce drásticamente la interrupción voluntaria del embarazo de la semana veinte a la sexta, un periodo de tiempo en el que algunas mujeres ni siquiera saben que están encinta.

Milano, conocida por su interpretación de Phoebe Halliwell en la serie 'Embrujadas', intenta que se popularice la etiqueta #SexStrike para contrarrestar lo que considera una injusticia y un atentado contra los derechos de la mujer en el Estado de Georgia y en otros que ya habían aprobado anteriormente esta ley como Mississippi, Kentucky y Ohio. «Se puede amar el sexo y luchar por nuestra autonomía corporal», añadió.

En vista del revuelo que ha logrado sumó un nuevo tuit para reafirmar su postura ante esta ley que cuenta con el amparo de Donald Trump. «Proteged vuestras vaginas, señoritas. Hombres en posición de poder están intentando legislar sobre ellas».

La propuesta de esta huelga sexual por parte de Milano, que se encuentra en Georgia rodando la serie 'Insaciable', también ha encontrado detractores, como algunas asociaciones feministas que respondieron a su tuit cuestionando la idea de la actriz. Y lo hacen porque, en su opinión, la artista está potenciando la idea de que el género femenino es proveedor de sexo y el masculino, consumidor. «Sobornar a los hombres por la igualdad de derechos con el acceso a nuestro cuerpos no es como funciona el feminismo», le contestaron desde la cuenta 'Feminist next door'.

Alyssa Milano no está sola en esta lucha, aunque otros compañeros del mundo audiovisual han preferido utilizar otras armas que está controvertida huelga de sexo, algo que ya salió adelante en Liberia en 2003. David Simon, el hombre que estuvo detrás de la aclamada serie 'The Wire', ha anunciado que no piensa volver a trabajar en Atlanta, la capital del Estado de Georgia y escenario de multitud de rodajes televisivos y cinematográficos.

Los cineastas como J. J. Abrams y Jordan Peele han anunciado que donarán su nómina por cada capítulo de 'Lovecraft Country', su próxima serie, a organizaciones que estén trabajando contra lo que consideran «un ataque constitucional y draconiano contra las mujeres».

De nada han servido las presiones de Hollywood, la ley se aprobó el martes. Y la actriz impulsora de la huelga, que irónicamente está en Georgia obligada por contrato a completar el rodaje de una serie para Netflix, aseguró estar dispuesta a dejar el programa si la producción no se muda a otro estado. «Tengo que estar un mes más» en Georgia para cumplir el actual contrato, «pero pueden estar seguros de que lucharé con las uñas y los dientes para trasladar 'Insaciable' a un estado que proteja nuestros derechos», dijo la actriz.