«José Andrés, que se meta en lo suyo»

«José Andrés, que se meta en lo suyo»
José María Mori y su hijo, compradores del campanu de 2018, rodean a Juan Antonio González, el pescador que lo capturó. / EFE

Pescadores y ayuntamiento cangués afirman que seguirán celebrando su subasta

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

Los ribereños del Sella lo tienen claro: nadie va a poder con su subasta del campanu. Tanto la Sociedad de Pescadores El Esmerillón como el Ayuntamiento de Cangas de Onís, encargados de organizar desde hace siete años el evento, recogían ayer el guante lanzado por el chef asturiano José Andrés, quien prometió donar 6.000 euros a tres ONG's si el primer salmón pescado en los ríos de Asturias en la próxima temporada se subastaba en Cornellana. Y es que el pasado abril el afamado cocinero se quedó sin la posibilidad de pujar por el preciado ejemplar, pues había acudido junto a Anthony Bourdain a la localidad salense durante la grabación de 'Parts Unknown', pero el campanu fue pescado en el Sella y su propietario, el riosellano Juan Antonio González 'El Sastrín', decidió llevarlo a la ciudad canguesa, donde obtuvo 11.900 euros por él.

Lejos de molestarse por el marcado posicionamiento de José Andrés, el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro, aprovechaba ayer para invitarle a visitar el concejo. «Le animo a que venga un fin de semana a empaparse de nuestra gastronomía, nuestra historia, nuestra cultura, nuestra tradición y nuestra naturaleza. Creo que habla desde el desconocimiento y estoy seguro de que una vez nos descubra, apostará por la subasta del campanu del Sella a los pies del Puente Romano», agregó. Una subasta que, recalcó, «se va a seguir celebrando siempre que el pescador, que es el verdadero dueño del campanu, así lo quiera. Nunca vamos a presionar a nadie para que se celebre aquí la puja», apostilló.

El regidor también invitó al chef a acudir al citado evento, pues «se puede ser igual de solidario en Cangas que en Cornellana», manifestó, y le animó a «donar esos 6.000 euros a alguna de las asociaciones sin ánimo de lucro existentes en los concejos ribereños del Sella».

Bastante más duro fue el presidente de El Esmerillón, Antón Caldevilla, quien insistió en que «lo que se subasta en Cangas de Onís es el campanu del Sella y nos da igual si es el primero o el quinto de Asturias. Otra cosa es que coincida», añadió. Al igual que González Castro, el veterano ribereño recordó que quien tiene siempre la última palabra en este asunto es el pescador. «Nosotros no le decimos a nadie lo que tiene que hacer con su salmón», subrayó.

En relación a la prometida donación, Caldevilla se limitó a señalar que «si el señor -en referencia a José Andrés- quiere donar dinero, que lo haga. Al pescador eso no le importa, pues no le va a repercutir en nada», aseveró.

Contrariado por una polémica que regresa cada poco, el presidente de los pescadores del sella fue tajante, instando al cocinero afincado en Estados Unidos a no generar nuevos enfrentamientos. «Con todos mis respetos, pues no pongo en duda que sea un gran chef y un gran embajador de Asturias, creo que debería meterse en lo suyo. Las cocinas nuestras ya las arreglamos nosotros, aunque no seamos tan buenos como él en los fogones», apuntó.

Caldevilla terminó reiterando que José Andrés es libre de acudir a la subasta que quiera, si bien deseó que el año que viene tenga que acudir a la de la ciudad canguesa. «Ojalá tenga que venir a la del Sella, pues que quede claro que la vamos a seguir haciendo», advirtió.

 

Fotos

Vídeos