Las mascotas serán consideradas «animales de familia» en Palma

Las mascotas serán consideradas «animales de familia» en Palma
AURELIO FLÓREZ

La nueva ordenanza municipal de bienestar animal establece además la limitación de un máximo de tres perros por vivienda

EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Palma creará la Oficina de Bienestar Animal y establecerá un máximo de tres mascotas por vivienda, si bien se podrá extender este número bajo demanda formal a Cort, según ha anunciado este miércoles la regidora de Ecología del Ayuntamiento de Palma, Neus Truyol.

Estas medidas son fruto de los acuerdos de la Junta de Gobierno de Cort del Área de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal de Cort e incluyen entre otras medidas cambio de cuantías para sancionar de forma más dura el maltrato o la tortura de animales, la obligación de esterilizar a los perros que salgan de Son Reus o la prohibición de tener animales encerrados «en malas condiciones».

En concreto, se establece un máximo de tres mascotas por vivienda plurifamiliar -perros, gatos o similares- y en caso de viviendas unifamiliares o viviendas aisladas, el número aumenta a cinco. Según Truyol, estas medidas pretender disminuir los casos en que se tienen una cantidad excesiva de animales o mal cuidados.

La ordenanza, que también incluye el cambio de nomenclatura de 'animales de compañía' por 'animales de familia' se discutirá en el pleno del próximo jueves 28 de febrero y según Truyol, se espera que las medidas entren en vigor antes del fin de esta legislatura.

Llegar al sacrificio 0 también está contemplado en la nueva ordenanza. A partir de ahora, el sacrificio solo estará contemplado ante una enfermedad muy grave o sufrimiento del animal y quien lo lleve a cabo por otras razones podría tener sanciones administrativas económicas graves.

Por otra parte, en la nueva ordenanza también se contempla nuevas cuantías que llegan hasta los 3.000 euros para sancionar faltas leves, graves o muy graves en la tenencia de animales. Por ejemplo, acciones como el dejar a una mascota acceder a un parque infantil que no permite el acceso de animales o el comercio ilegal de perros -un anuncio de venta en una farola- tendrán sanciones administrativas.

Se mantiene la prohibición de abandonar los excrementos de los animales en la vía pública y se incorpora la obligación de diluir la orina, mediante agua, para evitar la suciedad por manchas, disminuir la producción de olores y evitar las molestias. Esta dilución debe hacerse de forma que no afecte al resto de transeúntes ni a las propiedades, según Cort. Se incorpora, además, la prohibición de depositar excrementos los portales de casas, comercios y otros servicios.

Más información

Referente al comercio ilegal, se prohibirá a partir de ahora cualquier intercambio monetario o no monetario (no incluyen las donaciones) de mascotas o animales domésticos.

También se establece la obligación de esterilización de los perros que salgan de Son Reus -antes solo se obligaba por normativa a los gatos- o de perros potencialmente peligrosos o que estén en fincas rústicas no controladas.

En relación a los animales domésticos se prohíben en las zonas urbanas del municipio la tenencia y cría de animales de corral (gallinas, palomas, conejos, ovejas, caballos, cerdos, vacas o cabras). Asimismo, los propietarios de los inmuebles deben evitar el establecimiento de palomas en sus porches o buhardilla, aplicando medidas como cierres u otros.

Tampoco se hablaba antes de los animales exóticos y con la nueva ordenanza se prohíbe la circulación por los espacios públicos a los animales exóticos y feroces.

Finalmente, se establecerá un patrón de control para las colonias felinas de la calle, que pasan a llamarse 'gatos salvajes', con medidas como la esterilización o la regulación de su alimentación en la vía pública por ciudadanos de la calle.

Todas estas novedades, según Truyol, son fruto de un proceso participativo, en el que a través de redes, encuestas en web y una serie de reuniones que ha mantenido con Cort con el sector del bienestar animal.