Una mujer puede ir a prisión por grabar a su hija chupando un bajalenguas

Una mujer puede ir a prisión por grabar a su hija chupando un bajalenguas

Ha sido acusada de intentar manipular un producto de consumo sin tener en cuenta sus posibles consecuencias, como una «lesión corporal» o incluso «la muerte»

Una mujer ha sido detenida por grabar a su hija lamiendo un bajalenguas en una clínica de la ciudad estadounidense de Jacksonville y volver a colocarlo en el bote en el que estaba, una escena que se desarrolló bajo un cartel que prohibía tocar los utensilios médicos.

La primera pregunta que se suscita es qué es un bajalenguas. Se trata de un depresor lingual, el artículo de madera que usan los médicos para inspeccionar la boca y la garganta de los pacientes.

La segunda cuestión se refiere a la detención. La mujer, Cori Ward, acudió a la clínica con su hija y la grabó cogiendo un bajalenguas, chupándolo y devolviéndolo al bote. El vídeo fue publicado en su cuenta de Snapchat y poco después ya era viral.

La grabación llegó a manos de la clínica, que solicitó una investigación policial y Ward ha sido acusada de intentar manipular un producto de consumo sin tener en cuenta sus consecuencias, como la «lesión corporal» o incluso «la muerte». En caso de ser declarada culpable, podría enfrentarse a una pena de 30 años de prisión y una multa de 10.000 dólares.

Antes de ser detenida, la mujer explicó que no sabía que existía una moda de lamer cosas –en referencia al reto viral de chupar helados y devolverlos a las neveras en los supermercados–: «Lo subí a mi Snapchat personal, donde tengo a 'veintipico' amigos. No lo colgué en Facebook ni YouTube, como si fuera un reto». La mujer dice que se arrepiente de sus acciones y siente que le han «arruinado la vida».