Ya son 38 mujeres asesinadas en lo que va de año

Ya son 38 mujeres asesinadas en lo que va de año

EFE

En lo que va de año, 38 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas (ocho de los agresores, el 21,1 % había sido denunciado), existe un caso en investigación y 27 niños han quedado huérfanos, una cifra que no se daba desde el año 2011.

La última víctima incluida es una mujer de 21 años que ingresó, el sábado 3 de agosto, en un hospital tras ser agredida por su expareja en L'Hospitalet de Llobregat, y murió horas después por las lesiones sufridas.

El año pasado por estas fechas las mujeres asesinadas eran 24, 14 menos que en 2019, mientras que en 2017 el número de fallecidas a 6 de agosto fueron 36, dos menos que ahora. En el año 2016 la cifra de asesinadas fue de 30 y en 2015, 29. En 2014 hasta el 6 de agosto habían perdido la vida 35 mujeres; 33 en 2013, una menos en 2012 y 38 en 2011, como ahora.

Este lunes, la Fiscalía subrayaba que es «imprescindible aumentar la cautela» cuando se detecte el riesgo de reincidencia de un agresor de violencia machista o bien que los menores se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

«Tenemos que ser capaces de detectar de manera inmediata el riesgo para la madre y los hijos menores, a pesar de las dificultades y complejidad de la violencia de género y los matices y perfiles tan diversos que presenta. (...) La protección de la víctima y los menores ha de ser la prioridad», ha asegurado la Fiscal de Sala Delegada contra la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera.

Martín Nájera ha pedido, en un escrito dirigido al resto de fiscales, que extremen la cautela tras los «últimos y luctuosos acontecimientos»: en lo que va de año, 38 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y tres padres han matado a sus hijos.

La Fiscal ha recordado que la nueva valoración policial del riesgo de las víctimas incluye alertas por posible reincidencia o por vulnerabilidad de los menores y, en esos casos, los fiscales han de solicitar siempre una valoración forense adicional.

Martín Nájera ha pedido a los fiscales que en esos supuestos -y con independencia de la gravedad del hecho que se denuncie, la conformidad del agresor o la percepción del riesgo de la propia víctima- se suspenda el régimen de visitas o la guarda y custodia, se escuche a los menores y se solicite el informe forense.

Hasta que esté listo el informe el informe, continúa en el escrito, se habrá de emitir una orden de protección con medios telemáticos de aseguramiento.

La Fiscal ha matizado en que «junto a la violencia progresiva aparecen supuestos de violencia explosiva que carece de antecedentes violentos que nos alerten, pero que cuando estalla es de gran agresividad, con mucha frecuencia vinculado al suicidio».

El 016 es el número de atención a las víctimas de violencia de género.