La plaza de toros de Orihuela, inundada