Los psiquiatras piden «tolerancia cero» frente a «chamanes, brujos y magos»

Julio Bobes./Hugo Álvarez
Julio Bobes. / Hugo Álvarez

Julio Bobes elogia la valentía del Gobierno central por combatir las pseudoterapias

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), el asturiano Julio Bobes, pidió ayer «tolerancia cero» ante «pseudociencias» no reguladas protagonizadas por «chamanes, brujos y magos» que «confunden a los pacientes psiquiátricos y a sus familias y les hacen dejar el tratamiento o dudar de él».

Bobes elogió también la valentía del Gobierno por su plan para combatir las pseudoterapias, que persigue eliminar estas prácticas en los centros sanitarios y su estudio en las universidades, así como nuevas medidas para evitar la publicidad engañosa.

«Hay mucho que ordenar, separar lo serio de lo que no es serio» y más cuando algunas de estas terapias son «dañinas», aseguró Bobes, que ha cifrado en cientos de miles de euros el dinero que se ha gastado la SEP en reclamar al Ministerio de Sanidad que retire a este tipo de sociedades la declaración de interés público.

En la misma línea, el director del curso de actualización de psiquiatría en el que Bobes hizo estas declaraciones, Miguel Gutiérrez, alertó del «auge de disciplinas acientíficas y no contrastables» y expresó su preocupación por que en una sociedad desarrollada como la española haya personas que se sientan atraídas por terapias que son una «especulación». «Es un problema educativo», apuntó.

Los pacientes de psiquiatría son «especialmente vulnerables» a terapias «que no están basadas en el conocimiento y en la evidencia científica y que pueden suponer un riesgo para la salud», añadió Gutiérrez, que alertó también de movimientos antipsiquiátricos que cuestionan la validez de los fármacos recetados a las personas con trastorno mental.

En el sentido contrario se pronunció la Asamblea Nacional de Homeopatía (ANH), que recordó que existen evidencias y publicaciones científicas que avalan la utilidad de la homeopatía y que trasladó a las autoridades sanitarias españolas los estudios de investigación que demuestran sus bases científicas.

Así respondió la ANH al anuncio del Gobierno de que ha identificado 73 pseudoterapias que se publicitaban como productos o técnicas con efecto terapéutico pero que carecen de evidencia científica. Fue el jueves cuando la ministra de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, y el ministro de Ciencia, Pedro Duque, presentaban la nueva regulación. Una decisión que llegó tres meses después de anunciar la medida. «Queremos eliminar la práctica de algunas técnicas que carecen de rigor científico», insistió Carcedo. «Hay 139 técnicas de dudosa eficacia en un informe preliminar que vamos a empezar a investigar. Es un primer filtro, y ya podemos calificar de pseudociencia a aquellas en las que no existe ni siquiera un intento de demostrar su eficacia».

En el listado elaborado por el Sistema Nacional de Salud, hay 66 técnicas bajo lupa, a las que el Gobierno todavía no califica con el sufijo «pseudo», pero que someterá a una revisión de los artículos e informes científicos que intentan acreditar sus beneficios para la salud. En este limbo, que aún puede durar meses de trabajo por parte de especialistas, están la acupuntura, la fitoterapia, el Gestalt, la homeopatía, la medicina naturista, la musicoterapia, el quiromasaje, el reiki, el shiatsu, las flores de bach y el yoga.