¿Cómo controlar el miedo a ir al odontólogo?

¿Cómo controlar el miedo a ir al odontólogo?

Ir al odontólogo me da pánico. ¿Cómo puedo aprender a controlar este miedo?

LUCÍA E. DAFAUCE ÁLVAREZ-SALAmadrid

Entiendo que es un miedo que se produce hace tiempo, que es un temor que le dificulta funcionar en la vida diaria y que lo tiene muy asociado al hecho concreto de acudir a este tipo de médicos. Probablemente esté relacionado con alguna experiencia negativa vivida en la consulta con el odontólogo, tenga o no conciencia de ello. Sería interesante saber si estos miedos aparecen solo ante este especialista o ante otro tipo de situaciones amenazantes.

Supongo que en otras ocasiones habrá puesto en práctica sus propias estrategias para combatir el miedo. Por ejemplo, la racionalización. Sin embargo, la ansiedad (que es la música que acompaña al miedo), suele producirse anticipadamente. Debido a que temo que me va a hacer daño ese mismo presentimiento me coloca en situación ansiosa. Es decir, me anticipo a la situación. ¿Qué suele ocurrir? Que me obsesiono con la posibilidad del daño y eso hace que la ansiedad aumente, consiguiendo lo contrario de lo que me propongo. Por puro efecto rebote.

El tratamiento psicológico para este tipo de miedos consiste en practicar algunas técnicas de relajación antes de acudir a este médico o de una manera controlada, ir exponiéndose gradualmente a los estímulos que le suscitan ansiedad. Todo ello después de identificar la raíz que está en el fondo del miedo. En primer lugar, en un estado de relajación, puede imaginarse yendo al odontólogo, después puede acercarse a la consulta un día que no tenga cita, también puede mirar información acerca de cómo se realiza una limpieza bucal el objetivo es ir aproximándose poco a poco a la situación temida. También puede resultarle útil consultar con la enfermera o con el médico acerca de la importancia de ir al odontólogo y de cuál es el procedimiento que realizan. Su miedo, en definitiva, se vence afrontándolo de manera gradual: mientras realiza un ejercicio de autorregulación emocional y comprobando con su propia experiencia que el mal rato que pasa se debe fundamentalmente al miedo anticipatorio de ir al odontólogo (ansiedad) más que al mismo hecho de acudir a la cita. Cuando logre ir a la cita y prevenir la respuesta de ansiedad, poco a poco podrá normalizar la situación y eliminar la asociación negativa que tiene entre acudir al odontólogo y la ansiedad.

Tenga en cuenta que si llevar a cabo estos ejercicios le causa demasiado malestar, también puedes acudir a un psicólogo que le acompañe en la superación del problema de una manera guiada y efectiva.