La mitad de los ancianos pierde masa muscular y fuerza

El ejercicio físico forma parte del tratamiento./
El ejercicio físico forma parte del tratamiento.

El 50% de los mayores de 80 años sufren sarcopenia una dolencia que deteriora su calidad de vida y puede ocasionar discapacidad física

SALUD REVISTA.ESmadrid

La sarcopenia es un síndrome que se caracteriza por una pérdida gradual y generalizada de la masa muscular esquelética y la fuerza, que puede generar discapacidad física, calidad de vida deficiente y mortalidad. En el mundo afecta a millones de personas mayores de 60 años y se estima que sean 1.200 millones de personas para 2015 y se llegue a los 2.000 millones en 2050, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Podemos sospechar que un paciente tiene este trastorno cuando la velocidad de la marcha es menos de 0,8 metros por segundo. En este caso, sería necesario evaluar la fuerza o masa muscular para completar la evaluación y realizar la diagnóstico", asegura la doctora Julia Álvarez, coordinadora del área de Nutrición de la SEEN. Puede aparecer en adultos más jóvenes, al igual que ocurre con la demencia y la osteoporosis. En algunas personas puede identificarse una causa clara y única de sarcopenia pero en otros casos no se identifica una causa evidente".

Hombres, los más propensos a padecerla

La prevalencia se ha estimado entre el 5% y el 13% en personas con edades comprendidas entre 60 y 70 años, pero puede llegar hasta el 50% en los mayores de 80 años, según datos de la SEEN.

Entre los peligros de la enfermedad está que se presente junto a una forma especial de obesidad, conocida como obesidad sarcopénica. Cuando ocurre, coexiste un aumento de la cantidad corporal de grasa, con cambios en su distribución y un descenso de la masa muscular.

El estudio Exernet, realizado en España en 2011, mostró una prevalencia de obesidad sarcopénica en personas mayores de 65 años del 15%. "Esta prevalencia aumenta con la edad y ocurre más precozmente en varones", afirma la doctora Irene Bretón, miembro de la junta directiva de la SEEN. "Esta forma de obesidad ocurre de manera preferente en las personas mayores, si bien también puede estar presente en otras situaciones clínicas en las que existan cambios en la composición corporal.

Más comorbilidades

Durante el envejecimiento se produce un aumento de la cantidad total de la grasa corporal, que se distribuye además de manera diferente: disminuye la grasa subcutánea y aumenta la grasa intrabdominal, en el interior del hígado y de otros órganos", continúa la doctora Bretón. Todo ello trae consigo un mayor riesgo de enfermedades metabólicas, como la diabetes, la hipertensión o los trastornos en los lípidos, así como una situación de inflamación, que puede, a su vez, originar un descenso de la masa muscular".

Para combatir la sarcopenia se han "probado estrategias terapéuticas con fármacos como andrógenos, hormona de crecimiento estrógenos en mujeres, sin embargo, sólo el ejercicio físico de resistencia ha demostrado ser eficaz en la recuperación de la masa muscular esquelética asociado o no a suplementos orales, dice la doctora Álvarez. Por su parte, para controlar la obesidad sarcopénica se debe tener una dieta variada que aporte proteínas suficientes para favorecer el mantenimiento de la masa muscular.