Dormir con el bebé, ¿riesgo o práctica sana?

Los menores de seis meses deben dormir en su cuna./
Los menores de seis meses deben dormir en su cuna.

El colecho estimula la lactancia pero se debate si es una causa o no de la muerte súbita del recién nacido. El Comité de Lactancia Materna de la AEP y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP han realizado recientemente una revisión sobre el tema

SALUD REVISTA.ES MADRID

La práctica del colecho, en la que se duerme en la misma cama con el recién nacido, ha estado en el punto de mira como posible causa del síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), la principal causa de muerte postneonatal en los países industrializados. Se clasifica como muerte súbita cuando el deceso ocurre inesperadamente, sucede durante el sueño y queda sin explicación después de la realización de un estudio postmortem.

La Academia Americana de Pediatría, la Sociedad Internacional para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil y Perinatal (ISPID, las Asociaciones de Prevención MSI a nivel mundial y el Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría (GTMSI-AEP), coinciden en aconsejar que durante los primeros 6 meses de vida el lactante duerma en su propia cuna, al lado de la cama de los padres compartiendo la habitación pero no la cama, en decúbito supino, con la cabeza y cara descubierta, libre de humo de tabaco, no excesivamente caliente ni demasiado fría y alimentados con lactancia materna, todo ello con la finalidad de reducir el riesgo de muerte súbita infantil.

Recomendaciones de los expertos

El GTMSI-AEP ha señalado que no puede afirmar que el colecho sea una práctica segura que pueda recomendarse aún en ausencia de otros factores de riesgo. Por ello, junto con el Comité de Lactancia Materna de la AEP han realizado una nueva revisión sobre este controvertido tema y han elaborado un documento de consenso de recomendaciones sobre el colecho, la lactancia materna y el síndrome de muerte súbita del lactante, en el que concluyen que:

-La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%

-La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero es un factor que aumenta el riesgo de SMSL.

-El colecho no se recomienda a lactantes menores de tres meses de edad, prematuros o con bajo peso al nacimiento, con padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes, en situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.

-No hacerlo sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.

-No compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.