10 alimentos que parecen sanos (pero no lo son)

Hay muchos alimentos que no son lo que parecen. /E.C.
Hay muchos alimentos que no son lo que parecen. / E.C.

El paso del tiempo y la falta del mismo ha provocado que aceptemos como naturales y sanos algunos productos que se alejan bastante de lo que son alimentos saludables

Carla Coalla
CARLA COALLA

1. Zumos industriales

Hace mucho tiempo que se generalizó la idea de que zumo y fruta son lo mismo y, por tanto, la línea que separaba un zumo recién exprimido de uno industrial era tan fina que en muchos lugares acabó por desaparecer. Así fue como, poco a poco, este concentrado repleto de azúcar se convirtió en uno de los grandes reyes del desayuno, incluso de las meriendas, de alguna comida o de ciertas cenas.

2. Barritas energéticas

Se supone que son el complemento alimenticio ideal, sobre todo cuando el hambre acecha tras la dieta. Representan la forma perfecta de recuperar energía, tienen un efecto saciante y se les atribuye un aporte calórico muy bajo, pero lo cierto es que los azúcares añadidos tienen presencia fija en las barritas energéticas.

Las barritas energéticas son un gran aporte calórico.
Las barritas energéticas son un gran aporte calórico. / E.C.

3. Refrescos light

De light solo tienen el nombre, porque los refrescos son una fuente interminable de calorías, así como de ingredientes nocivos para nuestro cuerpo. Para empezar, el exceso de gas los convierte en una auténtica bomba, además de los azúcares que componen estos refrescos en su mayor parte.

4. Pan de molde

Bajo la etiqueta de 'pan', esta variedad envasada está bien cargada de aditivos, conservantes y demás ingredientes que hacen que se mantenga el pan intacto durante una buena temporada. La sal y el azúcar, así como los aceites, son constantes en este alimento tan generalizado del que no sabemos casi nada.

El pan de molde es un fijo de la lista de la compra.
El pan de molde es un fijo de la lista de la compra. / E.C.

5. Tortitas de arroz

Son uno de esos 'snackS' que se consideran saludables, un 'quita hambre' para la dieta de manual, pero hay que ser muy cauto y leer con cuidado la letra pequeña, o lo que es lo mismo, la lista de ingredientes. Muchas de ellas contienen un exceso evidente de sal y azúcares, grasas saturadas y demás, que se tratan de maquillar con las 'pocas' calorías que supuestamente contienen.

6. Ensaladas preparadas

Escuchamos ensalada y parece que es la cómida más recomendable del mundo pero no. Las ensaladas preparadas, además de contener varios ingredientes, por lo general, nada recomendables, suelen llevar un aderezo de alto contenido calórico. La salsa césar, la rosa o la de mostaza y miel, están buenísimas, pero ninguna de ellas se libra del azúcar, la sal y las grasas correspondientes.

Las ensaladas preparadas no son tan saludables como las caseras.
Las ensaladas preparadas no son tan saludables como las caseras. / E.C.

7. Crema de vinagre balsámico de módena

No es vinagre, ni mucho menos. Ese aspecto cremoso se lo otorga el alto contenido en azúcar del que está provisto, además del caramelo pertinente. Su sabor, desde luego, dista bastante del de un vinagre tradicional de jerez o de manzana, y como siempre, para aliñar una ensalada, nada mejor que el limón recién exprimido.

8. Pavo en lonchas

Mientras que la carne de pavo fresco es uno de los alimentos más recomendables para aportarnos la cantidad de proteínas necesarias, ya que se trata de una carne blanca, baja en grasa y muy sabrosa, el fiambre es rico en sal y azúcar. Se trata, por tanto, de un alimento nada recomendable si lo que queremos es 'desintoxicar' nuestro organismo de comidas excesivas.

9. Palitos de marisco

Parecen uno de los fundamentales en las dietas y lo cierto es que, cuanto más lejos, mejor. En realidad, no se trata para nada de un producto saludable derivado del pescado, sino de una amalgama que contiene azúcar y sal, además de un sinfín de aditivos y conservantes que lo hacen nada recomendable para nuestro día a día.

10. Frutos secos fritos

Los cacahuetes o las almendras son un tipo de fruto seco que se presta mucho a esta forma tan poco saludable ya que, por lo general, el hecho de que estén fritos, y con sal, los convierte en una bomba calórica, repleta de calorías y grasas.

Los frutos secos son muy sanos si son naturales.
Los frutos secos son muy sanos si son naturales. / E.C.