10 formas de cocinar la pasta para tener el peso a raya

Plato de pasta con tomate cherry y mozzarella. /E.C.
Plato de pasta con tomate cherry y mozzarella. / E.C.

Todos sabemos lo fácil que es llegar a casa y abrir un bote de esos que traen incluso los macarrones cocidos, sin embargo, si quieres controlar tu peso y mantener tu salud cuidada, lo mejor es apostar por la cocina casera. ¡Aqui van algunas ideas.

Carla Coalla
CARLA COALLA

1. Carbonara al estilo tradicional. A pesar de que en la actualidad es habitual ver la salsa carbonara cocinada con nata, la receta original utiliza huevo para hacerla jugosa. Sustituyendo el bacon o panceta por pollo, añadiendo champiñones y un poco de mozzarella, conseguiremos una receta baja en calorías y sana.

Pasta carbonara.
Pasta carbonara. / E.C.

2. Boloñesa. De nuevo una receta que, cocinada al estilo casero, resulta sana y está buenísima. Cebolla, pimiento y tomate para la salsa, a lo que podemos añadir carne picada al gusto. El resultado será espectacular si lo cocinas todo con un par de dientes de ajo.

Boloñesa.
Boloñesa. / E.C.

3. Napolitana. Una receta que puedes encontrar en un bote de salsa procesada pero que no tendrá ni la mitad de sabor que si la haces en casa. ¿El secreto? Un buen puñado de verduras con exceso de tomate. ¡Perfecto!

Recetas saludables de pasta.
Recetas saludables de pasta. / E.C.

4. Pesto. Piñones, hojas de albahaca, ajo, aceite de oliva y una pizca de sal. Incluso está permitido rallar un poco de queso parmesano por encima, siempre que se cocine con ingredientes naturales. Además, recuerda que el aceite contiene grasas saludables para el organismo.

Pasta con salsa pesto.
Pasta con salsa pesto. / E.C.

5. Con langostinos. Es una de las recetas que más variables acepta, ya que tanto los langostinos como las gambas casan casi con cualquier tipo de pasta. Salteadas en la sartén con unos dientes de ajo y una cebolla pochada, el resultado de este plato es exquisito.

Langostinos.
Langostinos. / E.C.

6. Ñoquis caseros. Calabaza, harina, huevo y sal. Con esos cuatro ingredientes podemos hacer unos ñoquis caseros que combinen bien con cualquier salsa. De hecho, basta con pasar por la sartén un diente de ajo y un tomate y mezclar los ñoquis en ella.

Ñoquis de calabaza.
Ñoquis de calabaza. / E.C.

7. Ensalada de pasta. Aunque se tiene la absurda creencia de que la ensalada de pasta no es realmente una ensalada, se trata de un gran error. Si bien es cierto que el aporte energético no es el mismo que el de un plato de lechuga, una buena ensalada de pasta se puede convertir en nuestro mejor aliado en la cocina. Macarrones, tomate crudo, pimiento rojo, pimiento verde, bonito y huevo duro.

Ensalada de pasta.
Ensalada de pasta. / E.C.

8. Brócoli. Otro de los grandes aliados de la pasta. Con cebolla pochada, un poco de pollo cocido y queso para fundir. Esta receta para combinar la pasta (que también se adapta al arroz) hará las delicias de grandes y pequeños con muy pocas calorías.

Pasta con brócoli y verduras.
Pasta con brócoli y verduras.

9. Fideua con congrio. Tan fácil como hacer el pescado con cebolla y un poco de pimiento y añadir la pasta. Un plato completo, riquísimo y bajo en calorías, ya que tanto el pescado como la verdura aportan nutrientes pero muy pocas grasas.

Congrio cocinado.
Congrio cocinado.

10. Berenjena. La berenjena y la pasta casan estupendamente, sobre todo si añadimos tomate y carne picada. No le hace falta nada más...aunque un poco de queso gratinado por encima nunca viene mal.

Berenjenas.
Berenjenas.