Moringa, el 'super alimento' que deberíamos consumir a diario

Moringa, el 'super alimento' que deberíamos consumir a diario
Imagen compartida en Instagram

La FAO recomienda su consumo por sus beneficios naturales y su alto valor nutricional

ANA SOLÍS

También conocida como el 'árbol de la vida' por el alto valor nutricional que tiene, la moringa es una especie de arbusto originario del norte de la India, del cual se consumen todas las partes (corteza, vainas, semillas, raíces y flores). La gran cantidad de vitaminas (A, B, C y E) y minerales (calcio, potasio o hierro) que contiene, el aporte proteico y la escasez de grasas que presenta, la convierten en un 'super alimento' indispensable para nuestra dieta diaria. Además, refuerza las defensas naturales del cuerpo y ayuda a regenerar las mucosas, la piel, el cabello y las uñas, por lo que hará que nuestro aspecto físico también sea más saludable.

Beneficios

Sus beneficios naturales son avalados por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación). Este organismo internacional destaca las cualidades especiales que posee la moringa y recomienda su consumo en las zonas más afectadas por la desnutrición.

- Sus hojas son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C, y minerales: muy recomendables para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños.

- La planta produce hojas durante la temporada seca y en periodos de sequía y es una excelente fuente de hortalizas verdes cuando hay pocos alimentos disponibles.

- Crece rápidamente y es resistente a la sequía (no tolera el encharcamiento).

- Los productos de moringa tienen propiedades antibióticas, contra el tripanosoma y la hipotensión, antiespasmódicas, anti-ulcerosas, anti-inflamatorias, hipocolesterolémicas e hipoglucémicas.

Cómo consumirlo

Como bien indica la FAO, «Todas las partes del árbol de moringa -corteza, vainas, hojas, nueces, semillas, tubérculos, raíces y flores- son comestibles».

Sus hojas se pueden consumir frescas, secas o molidas en polvo y con la mayoría de sus partes se pueden elaborar batidos y tés que aportarán al organismo un sinfín de nutrientes.

El aceite que se obtiene de la moringa es muy rico en Omega 9, no se enrancia, regenera la piel y tiene propiedades antiinflamatorias. No solo es comestible si no que también se emplea para fabricar productos de cosmética.