Detenidas 85 personas por defraudar casi 800.000 euros a través de siete empresas ficticias

Vendían contratos laborales previo pago de entre 1.200 y 1.700 euros y cobraba unos 300 euros por cada mes que permanecieran dados de alta en la Seguridad Social

COLPISAmadrid

La Policía Nacional ha detenido a 85 personas por defraudar casi 800.000 euros a las arcas públicas a través de siete empresas ficticias. Los supuestos trabajadores pagaban entre 1.200 y 1.700 euros por la compra de un contrato y unos 300 euros por cada uno de los meses que permanecieron dados de alta en la Seguridad Social.

La organización, que estaba formada por miembros de una misma familia de origen marroquí, operaba en varias provincias españolas desde septiembre de 2014. El objetivo era que personas extranjeras pudieran solicitar autorización para residir en España u obtener subsidios y ayudas sociales por desempleo.

Los investigadores llevaron a cabo un seguimiento exhaustivo de las operaciones que realizaban siete empresas, las cuales habrían dado de alta en la Seguridad Social de forma indebida a trabajadores extranjeros, para que éstos regularizaran su situación administrativa en España o bien para que obtuvieran ilegalmente diversas prestaciones sociales, todo ello sin que se realizase actividad laboral alguna por parte de las personas contratadas en dichas empresas.

Varias provincias

Los detenidos operaban en varias provincias y, desde septiembre el año pasado, habrían defraudado casi 800.000 euros a la Seguridad Social, a través de altas a trabajadores extranjeros para que regularan su situación administrativa en España o para que obtuvieran ilegalmente prestaciones sociales, sin que efectivamente se realizase actividad laboral real alguna por parte de las personas contratadas.

Las pesquisas se iniciaron a raíz de un informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Navarra que daba cuenta de la existencia de un grupo de empresas administradas por ciudadanos marroquíes que al parecer vendían contratos de trabajo y altas en la Seguridad Social.

Las investigaciones pusieron de manifiesto que las supuestas empresas, habrían generado una deuda con la Seguridad Social de unos 242.726,73 euros aproximadamente, además de las prestaciones obtenidas de manera fraudulenta por los supuestos trabajadores tras cesar su actividad con la empresa que ascenderían a 537.905,52, euros, lo que eleva la cantidad total defraudada a casi 800.000 euros.