El crimen del 'Niño Sáez': La traición de un amigo que pudo acabar con su vida

El cadáver del «Niño Sáez», ayer por la mañana, tendido sobre la calzada /
El cadáver del «Niño Sáez», ayer por la mañana, tendido sobre la calzada

Las hipótesis barajadas por los investigadores apuntan a que el alunicero y butronero podría haber sido «vendido» por alguien de su entorno

AGENCIAS / ELCOMERCIO.ESMadrid / Gijón

La Policía Nacional está analizando los casquillos encontrados al lado del coche que Francisco Javier Martín Sáez, el alunicero y butronero conocido como 'Niño Sáez', tenía aparcado en la calle de Laín Calvo, donde fue asesinado ayer a tiros, para determinar el tipo de arma empleada en el crimen.

Los investigadores, que tratan ahora de identificar y detener al autor o autores del asesinato, creen que el histórico alunicero se encontraba cerca de su coche cuando recibió los tres impactos de bala que acabaron con su vida, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía. Gravemente herido, Martín Sáez anduvo buscando ayuda desde la calle de Laín Calvo, en el distrito madrileño de Latina, hasta la de Juan Tornero, donde cayó desplomado.

Francisco Javier Martín Sáez contaba con un amplio historial delictivo y la Policía le considera el líder de una banda dedicada a reventar cajas fuertes y de seguridad y robar coches de alta gama, que además de actuar en Madrid, lo ha hecho también en Málaga, Murcia o Zamora. Experto conductor, el "Niño Sáez" fue detenido en numerosas ocasiones y estaba acusado de cometer al menos 22 delitos.

Traición

Las investigaciones apuntan a que detrás del suceso está el narcotráfico. Según publica ABC, la Brigada Científica recogió ayer vestigios del escenario del crimen y en las próximas horas buscará en las imágenes grabadas por las cámaras de vídeovigilancia para tratar de identificar al pistolero.

Conocido butronero, el Niño Sáez se había especializado en los últimos tiempos en el robo de importantes partidas de droga a otros traficantes. Hace no mucho, Sáez estuvo involucrado en un «palo» en Levante, pero a la hora de repartir del botín hubo tensiones. Esa es una de las líneas que investigación que se están tocando. Sin embargo, la Policía sospecha que está muerte «tan fácil» no hubiese sido posible sin contar con información privilegiada. Es decir, que a Sáez «lo ha vendido» alguien de su entorno. Alguien capaz de poner a un sicario a esperarle en su barrio un domingo por la mañana y matarle casi a cañón tocante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos