La guerra de la familia de Diana Quer

«Eres una mentirosa», le grita Valeria Quer a Diana López, tras la denuncia de esta a su exmarido por intentar atropellarla

J. DOMÍNGUEZ

La familia Quer sobrellevaba como podía sus problemas domésticos al amparo de la intimidad familiar, aunque el rapto y asesinato de su hija Diana en agosto de 2016 en Galicia hizo saltar todo por los aires. Pese a que sus padres intentaron dar una imagen de pareja unida durante los casi 500 días de búsqueda, hasta que se encontró el cuerpo de su primogénita, pronto esas desavenencias se hicieron públicas y este miércoles vivieron su último episodio. Aunque por la tarde era puesto en libertad sin medidas cautelares, la Guardia Civil había detenido por la mañana a Juan Carlos Quer por un presunto delito de violencia de género a su exmujer, que le acusa de haberla agredido e intentado atropellar tras una discusión en el garaje de la casa familiar en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Él, por su parte, interpuso contra Diana López-Pinel una querella por injurias y calumnias, mientras la hija de ambos, Valeria, salía en defensa de su padre tras pedir respeto ante lo que, según resumió, se trata de «un tema familiar». Una acalorada discusión tras la que subyacerían, al parecer, sus diferencias ante la forma de afrontar el juicio por el asesinato de Diana, que comenzará el 29 de octubre en la Audiencia Provincial de A Coruña y que sentará en el banquillo José Enrique Abuín, 'El Chicle', autor confeso del crimen y detenido en diciembre de 2017.

La presencia de ambos en los juzgados, sin embargo, no es nueva, sino que se remonta a antes incluso de la dramática y espeluznante pérdida de su hija mayor. De hecho, la madre ya denunció ante la Policía a su expareja por haberse llevado a la joven sin que le tocara según el acuerdo de divorcio. Y, además, prohibiéndola hablar con ella. Tras su desaparición el 22 de agosto de 2016, sin embargo, la pareja decidió aparecer unida y apostó por someterse a una intensa exposición pública en busca de obtener cualquier pista sobre Diana, de 18 años, para intentar encontrarla con vida.

Tres meses después de aquella fatídica fecha, sin embargo, sus nombres volvían a salir en los tribunales al apreciar una juez «indicios de un delito continuado de malos tratos en el ámbito doméstico» por parte de la madre. En el auto, la magistrada apuntaría a que las dos hermanas, Diana y Valeria, habrían sufrido «una situación de abandono», al mismo tiempo que confirmaba los problemas con el alcohol que en el pasado había tenido la progenitora.

Más información

Las cosas no acabarían ahí. También salieron a la luz otros conflictos y problemas. Más en concreto de Valeria con Diana López-Pinel, que el 7 de abril de 2007 protagonizaron un duro enfrentamiento en el que la joven la amenazó con un palo y la llamó a gritos «mala madre».

La mujer, sin embargo, siempre ha insistido en que su exmarido «manipula a mi hija». Valeria volvió a protagonizar ayer una pelea pública con ella a las puertas de los juzgados de Majadahonda. Acompañada por su novio, la joven se acercó a su madre cuando estaba haciendo declaraciones a los medios de comunicación y la llamó «mentirosa» en reiteradas ocasiones. Además, aseveró que su padre «jamás» ha intentado atropellar ni pegar a su exposa. «Papá no es agresivo», añadió tras remarcar que «es una completa locura lo que ha dicho mi madre, lo desmiento completamente porque es falso».

López-Pinel, sin embargo, le respondió que Juan Carlos Quer «es agresivo y maltratador, si te ha pegado hasta a ti y tengo una denuncia». E insistió en la declaración que presentó en su denuncia, según la cual durante una discusión en el garaje de su domicilio con su expareja el martes a las 15.00 horas, él la empujó y la intentó atropellar con el coche. Como resultado del enfrentamiento ella habría sufrido varias lesiones en el pómulo y en la muñeca que corroboró con un parte médico. Juan Carlos Quer, por su parte, también presentó un informe del hospital que reflejaría que ella le habría arañado en el mismo episodio.