Leonor buscaba un cambio de vida tras 30 años con su presunto asesino

Portal en el que vivía la víctima. Arriba, Leonor./IVÁN GELIBTER
Portal en el que vivía la víctima. Arriba, Leonor. / IVÁN GELIBTER

La mujer, de 47 años y de nacionalidad española, acababa de mudarse a su nueva vivienda, donde se produjo el crimen, para estar más cerca de sus padres

JUAN CANO , ALVARO FRÍAS Y IVÁN GELIBTER

Se llamaba Leonor y tenía 47 años. Es la primera víctima mortal de la violencia machista en la provincia de Málaga en el recién estrenado 2019. Su ex compañero sentimental, un individuo nacido en España, pero de padre alemán, país del que tenía también nacionalidad, y de 50 años, está detenido como sospechoso de haberla matado a puñaladas en presencia del hijo de ambos, que es menor de edad.

Hace unas tres semanas había abandonado la vivienda familiar que durante años había compartido con su pareja (situada en la plaza de la Constitución de Fuengirola) para irse a la zona del Camino de Coín del mismo término municipal, a un piso en el que convivía con su hijo y que habían elegido por estar más cerca del domicilio de sus padres.

Era la primera vez en cerca de 30 años que Leonor no vivía con F. S. d. T. Ambos habían nacido en Fuengirola y se habían educado en los mismos colegios e institutos, por lo que eran muy conocidos entre los vecinos de la localidad. Ahí fue donde se conocieron y donde empezaron su relación cuando apenas eran adolescentes; «en torno a los 15 o 16 años», cuentan sus conocidos. Ya en el año 1995 contrajeron matrimonio, pero un tiempo antes el presunto asesino había renunciado a la nacionalidad española en favor de la alemana (de dónde es originario su padre) para evitar ser reclutado para el servicio militar. Además, se cambió el orden de los apellidos y puso primero el de su madre.

A Leonor, que trabajaba en una correduría de seguros enfocada a extranjeros en el mismo Camino de Coín, se la veía algo más animada en este último tiempo, según personas que la conocían. Durante muchos años había tenido que lidiar con los continuos cambios de humor de su pareja (a la que no se le conocía profesión, aseguran), que pasaba de estar tranquilo a la ira en muy pocos segundos. Su comportamiento, en algunos momentos cruel con las amistades o con gente con la que se cruzaba, había alejado a los dos de las reuniones con los grupos de amigos, que aunque consideraban a Leonor su amiga, se negaban a pasar tiempo con su marido. Constantes peleas con él como culpable habían protagonizado los peores momentos en las últimas ferias de Fuengirola.

Desde entonces hasta ahora esta mujer nunca denunció que sufriera malos tratos, y aunque sus más allegados no detectaron comportamientos «especialmente agresivos con ella», jamás entendieron que permaneciera a su lado. Hace mes y medio, y después de haber pasado 30 años a su lado, Leonor y su hijo se marcharon a otra casa. Al parecer, el detonante -que no el único motivo- fue que el joven de 16 años (que resultó herido durante el crimen) había adoptado a un perro que el supuesto agresor no quería en su casa.

El pueblo se encuentra consternado ya que tanto la víctima como su agresor pertenecen a familias muy conocidas en el municipio. Más de mil personas se han echado este domingo a la calle precisamente para mostar su repulsa por el asesinato.

El suceso

Los hechos sucedieron sobre las siete de la tarde de este sábado en un edificio de la calle San Salvador, que está en Fuengirola, aunque en el límite con la vecina localidad de Mijas. Varias personas telefonearon a los servicios de emergencias para alertar de que se había producido una agresión en el interior de una vivienda, el 3º D, donde vivía Leonor con su hijo de 16 años. Fue el menor quien pidió auxilio a sus vecinos, que llamaron al 112 y a la comisaría.

Varias patrullas de la Policía Nacional se desplazaron inmediatamente al domicilio. Al entrar, los agentes encontraron el cuerpo de la víctima sobre un charco de sangre en la cocina del piso. Leonor había sido acuchillada. Su hijo también estaba en la vivienda y presentaba arañazos en el cuello y en un antebrazo, aunque de carácter leve.

Tras confirmar el deceso, las patrullas de Seguridad Ciudadana avisaron a los especialistas de las brigadas de Policía Judicial y Científica para la inspección ocular, así como a la comisión judicial -juez, secretario judicial y médico forense- para proceder al levantamiento del cadáver, que se demoró hasta primera hora de la noche.

En el examen externo del cuerpo se pudo apreciar que la víctima presentaba numerosas heridas de arma blanca en el torso y también en el cuello; probablemente fue esta última la que acabó con su vida, extremo que tendrá que ser confirmado por la autopsia, que se realizará hoy en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga.

Los investigadores encontraron el bolso de la víctima junto a su cuerpo, por lo que se presume que la mujer acababa de llegar al domicilio o estaba a punto de marcharse del mismo. También se han hallado varios cuchillos ensangrentados en distintos puntos de la cocina que han sido retirados para su análisis en los laboratorios de Policía Científica.

Cuando la policía llegó al piso, el presunto autor del crimen ya se había marchado del lugar. Se trata de un individuo alemán que había mantenido una relación sentimental con la mujer y con la que, al parecer, tenía un hijo en común, que estaba en la vivienda cuando sucedieron los hechos. No constan órdenes de alejamiento ni denuncias previas entre la pareja, según precisó ayer la Comisaría Provincial.

Tras identificar plenamente al sospechoso, la comisaría de Fuengirola coordinó un operativo de búsqueda que se extendió a todos los municipios colindantes. Los resultados no tardaron en llegar. Apenas hora y media después del crimen, los investigadores localizaban al presunto autor en urgencias del Hospital Costa del Sol, en Marbella. Según ha adelantado hoy la subdelegada del Gobierno, María Gámez, se prevé que este lunes el detenido pase a disposición judicial.

El individuo se había desplazado por sus propios medios al centro hospitalario para ser atendido de un golpe en la cabeza. También presentaba algunas magulladuras y tenía la ropa ensangrentada. Al parecer, y siempre según las fuentes consultadas, cuando sanitarios y policías le preguntaron por lo ocurrido, respondió que habían intentado asesinarlo y que había actuado en defensa propia. También preguntó por el estado en el que se encontraba su mujer, que para entonces ya había fallecido, y presentaba más de 10 puñaladas.

El hijo de ambos resultó herido leve y fue trasladado a un centro de salud para ser asistido de las lesiones. Para su atención, el centro coordinador de emergencias CECEM 112 de Málaga ha activado al Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía, ya que el menor se encontraba en estado de 'shock'.

Leonor es -la investigación así lo confirma- la primera víctima mortal de la violencia de género en Málaga en el recién estrenado 2019. El pasado año 2018 cerró con dos fallecidas en la provincia del total de 47 mujeres asesinadas por su pareja o expareja en España, la cifra más baja desde que hay datos oficiales y que incluiría también la muerte de tres menores.

El año pasado, Andalucía fue la comunidad con más casos mortales, un total de 12; seguida de Cataluña, con siete, y Madrid, con cinco asesinatos. En todas las autonomías ocurrieron crímenes machistas salvo en Cantabria, Extremadura y La Rioja. Además, la violencia de género dejó huérfanos a 39 niños.

La primera víctima mortal de 2019 ocurrió a los tres días de comenzar el año. Rebeca, de 26 años, fue asesinada por su pareja en Laredo (Cantabria). La mujer, de nacionalidad dominicana, que presentaba signos de apuñalamiento en el tórax, no pudo ser reanimada, por los servicios de emergencias que acudieron a su casa.

Casi un millar de mujeres (975) han sido asesinadas por sus parejas en los últimos 15 años, desde 2003, que es cuando se comenzaron a existir estadísticas. En este tiempo, el número más alto de víctimas se alcanzó en el año 2008, con un total de 76 mujeres asesinadas.

Entre los años más siniestros también se encuentran el 2010, con 73 víctimas, el 2004 con 72, así como el 2003 y el 2007, con 71 mujeres asesinadas en cada año. Entre 2011 y 2014, la cifra se mantuvo entre 50 y 55, con un incremento hasta 60 víctimas en 2015. Desde entonces, la cifra de asesinadas se ha mantenido por debajo de las 52.

Coche de policía en la zona.
Coche de policía en la zona. / BOSCO MARTÍN

Reacciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido su pésame y su cariño a la familia de la mujer asesinada en Fuengirola y ha asegurado que «no cejará» en su empeño por «terminar con esta lacra social».

«Ya son dos las mujeres asesinadas por la violencia machista en los pocos días que llevamos de año. Basta ya de muertes. Nuestro empeño para terminar con esta lacra no cejará. Mi pésame y mi cariño para la familia de la mujer asesinada en Fuengirola«, escribió anoche Sánchez en su cuenta de Twitter al conocer el suceso.

Por su parte, El presidente del PP-A,Juanma Moreno, ha trasladado igualmente el pésame a los familiares y amigos de la mujer fallecida. «La violencia de género ha golpeado de nuevo en Andalucía. Estoy consternado tras el asesinato de Leonor en Fuengirola. Mi pésame y cariño a sus familiares y amigos. Todos tenemos que estar unidos contra esta lacra», ha dicho en una publicación en su cuenta de Twitter.

La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, ha lamentado que «el horror del terrorismo machista golpea de nuevo a Andalucía». «Leonor tenía 47 años y su expareja la ha asesinado en Fuengirola ante su hijo, de 16 años, que también ha sufrido heridas», ha explicado en Twitter. Al respecto, la secretaria general del PSOE-A ha subrayado que «la violencia de género es una realidad y debemos erradicarla. Todos unidos con las víctimas».

Igualmente, el líder de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín, ha manifestado estar «consternado» ante nuevo caso de violencia machista en Fuengirola. En este sentido, ha transmitido en un tweet «nuestra más rotunda condena y mayor compromiso para acabar con esta lacra que asesina mujeres. DEP».

También el líder de Vox en Andalucía y portavoz parlamentario, Francisco Serrano, ha condenado el asesinato en las redes sociales mostrando su «total condena por el nuevo caso de mujer asesinada en Fuengirola. Es un dato objetivo que hay hombres que las matan en ámbito familiar y de relación de pareja. Mas hay otro tipo de violencia oculta», ha escrito el dirigente de Vox y juez en excedencia.

Del mismo modo, la presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía y coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha lamentado el suceso, a la par que ha criticado que «algunos señores sigan negando la violencia machista. No podemos más». «Hay que seguir profundizando en políticas que afronten estos asesinatos desde la raíz. No vamos a dar ni un solo paso atrás. Nuestros derechos no se negocian«, ha concluido en una publicación en la citada red social.

Mientras, la secretaria de Políticas Migratorias y Andaluces en el Exterior del PSOE-A, Beatriz Rubiño, ha manifestado que «no vamos a dar ni un paso atrás en la lucha contra la violencia de género». «Nosotros hacemos un llamamiento de repulsa a cualquier expresión de odio y de violencia machista que se pueda producir en nuestra tierra», ha asegurado, además de añadir que «todos los socialistas andaluces estamos del lado de las mujeres, de las víctimas».

Por su parte, la consejera en funciones de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha lamentado que «en pleno siglo XXI aún haya personas y partidos que pongan en cuestión un problema social de tal magnitud como es la violencia de género, que sigue cobrándose vidas y que requiere del máximo consenso social para erradicarlo», según ha informado el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en un comunicado.

En este sentido, ha recordado que la violencia de género «tiene un trasfondo mucho más complejo» que otros tipos de violencias, puesto que se basa «en el machismo y la misoginia social», y que precisa por tanto de un «abordaje específico».