Muere el niño que intentó defender a su madre de una violación por los daños cerebrales que le causó el agresor

Vanya Krapivin, de 16 años, asesinado por el violador de su madre / VK/EAST12WESTNEWS/
Vanya Krapivin, de 16 años, asesinado por el violador de su madre / VK/EAST12WESTNEWS

Las lesiones provocadas por la brutal paliza que el joven recibió hicieron que los médicos le tuvieran que extirpar parte del cerebro

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Hace 19 meses, Vanya Krapivin, un adolescente ruso, llegó a casa del colegio y se encontró a su madre, Natalia Krapivina, tirada en el suelo llena de sangre, y a su vecino, Roman Pronin, atacándola con un cuchillo para violarla. Sin pensarlo, el joven, de 16 años, cogió una pesa de 3 kilos que tenía por casa y comenzó a golpear al agresor, pero este consiguió quitársela y comenzó a golpearle en la cabeza.

Fueron los vecinos los que, al escuchar los gritos y llantos, llamaron a la Policía. Sin embargo, el agresor, de 37 años, huyó antes de que los agentes llegara, pensando que los había matado a ambos. Madre e hijo estaban inconscientes en el suelo de la casa. El adolescente estuvo en coma durante nueve meses. La agresión le provocó fuertes daños cerebrales que ahora le han llevado a la muerte, informa 'Daily Mail'.

El violador y asesino Roman Pronin / VK/EAST12WESTNEW
El violador y asesino Roman Pronin / VK/EAST12WESTNEW

Las lesiones provocadas por la brutal paliza que el joven recibió al defender a su madre hicieron que los médicos le tuvieran que extirpar parte del cerebro. Al año, sin embargo, mostró signos de mejoría leve y poco a poco comenzó a reconocer a la gente y a comer. Pero el pasado octubre pilló la gripe, y fue empeorando, hasta que murió este martes.

El asesiono de este niño ya había sido previamente condenado por otros delitos. Ahora, tras la muerte de este joven, se enfrentará a la justicia por matarle. Las autoridades investigan además por qué se le permitía vivir cerca de niños teniendo antecedentes penales.

 

Fotos

Vídeos