«Ahora toca ayudar, entre todos lo sacaremos», dicen los viajeros mallorquines

«Ahora toca ayudar, entre todos lo sacaremos», dicen los viajeros mallorquines
Varios pasajeros del vuelo procedente de Mallorca, a su llegada al Aeropuerto de Asturias. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA

El vuelo de la isla llegó a Asturias a las 20 horas con varios testigos de las fuertes lluvias: «No pudimos localizar a unos familiares hasta la noche»

ÓSCAR PANDIELLO AEROPUERTO DE ASTURIAS.

Con el reloj a punto de marcar las 20 horas llegó al Aeropuerto de Asturias el vuelo procedente de Palma de Mallorca, uno de los últimos del día. En él viajaban decenas de pasajeros y algunos de ellos fueron testigos directos de las fuertes lluvias que han convertido parte de la isla en zona catastrófica. Uno de ellos es Pedro Santandreu, un joven manacorí que acudió ayer a Asturias para pasar unos días junto a un amigo. Su casa, a apenas 4 kilómetros de Sant Llorenç, tuvo la fortuna no soportar la peor parte del diluvio. «Fue una tormenta enorme y ya cuando empezamos a ver los destrozos por la tele... un desastre. Afortunadamente no nos pilló lo peor, pero a unos familiares no los pudimos localizar hasta la noche. Estuvimos en tensión pero de momento todos están bien», sintetiza el joven.

En su caso, ya con el billete de avión comprado y una vez comprobado que ningún allegado había sufrido percances, decidió acercarse hasta Asturias para disfrutar de las vacaciones. Eso sí, con un ojo puesto en su tierra. «Tengo amigos que van a ayudar a recoger y a hacer campañas de apoyo ya desde por la mañana. Ahora toca ayudar y entre todos lo sacaremos», añade. En este sentido, ya son varios los grupos que a través de las redes sociales ya se organizan para ayudar a los vecinos del pueblo en las tareas que sean necesarias. «Una vez que vuelva tocará ayudar a amigos y familia», concluye.

Más información

También desde Manacor acudió al Principado David Domínguez. En su caso, su madre es de Son Servera -uno de los municipios más afectados por las trombas de agua y los cortes de electricidad- y, además, varios familiares son naturales de Sant Llorenç, «donde pasó el caos». «Nos tocaba ir a cenar con mi familia, pero cuando cogimos el coche ya empezaba el temporal y no pudimos llegar hasta la zona», explica Domínguez. Horas después, y tras comprobar cómo quedó la zona tras las trombas de agua, este manacorí lo explica de manera muy gráfica: «Parece que pasó un tsunami».

«Hay muchos desaparecidos y todo parece un caos. Toda la familia y mi novia están bien, es lo que me consuela. Hay bastantes destrozos, la mayoría de casas son de dos pisos y tienen el primero inundado. Medio pueblo, que ya estaba deteriorado, tendrá que reconstruirse. Y muchas casas desde cero», sintetiza el viajero mallorquín.

El agua, desde Palma

Para otros viajeros, sin embargo, la tormenta les cogió en Palma o en otras ciudades donde la intensidad de la lluvia no fue tan grande. «Afortunadamente a nosotros nos cogió de refilón, en Palma. De todas formas, lo que ha pasado es un desastre. La gente estaba bastante afectada y esperamos que no siga aumentando la cifra de muertos. Todo nuestro apoyo desde Asturias», afirmó un turista a su llegada.

 

Fotos

Vídeos