Los agentes de Tráfico podrán grabar a los conductores con síntomas de haber consumido drogas

Un control de alcohol y drogas../Efe
Un control de alcohol y drogas.. / Efe

El objetivo es aumentar los procesos penales que en 2018 se cifraron en 251 casos de 49.890 positivos en laboratorio

ALAIN MATEOS

«¿Te has fumado un porro? No cojas el coche». «¿Te has metido una raya? No cojas el coche». Son las frases de concienciación que debería tener la sociedad actualmente, según el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. La Fiscalía ha puesto en conocimiento de los diferentes cuerpos policiales la nueva prueba de detección de estupefacientes en los controles de drogas. A partir de ahora, los agentes podrán grabar a los conductores que presenten síntomas de estar bajo los efectos de estas sustancias -para presentarlo como prueba judicial en un futuro proceso penal- y evaluar el comportamiento de estos.

Desde este momento, los positivos en los controles de drogas llevarán aparejado un informe que, además de la prueba salivar, contendrá un acta de signos externos -será de carácter científico y la evaluará uno de los agentes con formación previa y de manera objetiva- y vídeos que prueben que las maniobras del conductor estaban bajo la influencia de estupefacientes. El conjunto de estos resultados serán ratificados por un forense. Una vez confirmado en el laboratorio el reciente consumo de drogas del conductor, se aplicará una sanción administrativa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carnet de conducir -como hasta ahora se viene realizando-. Los agentes que realicen el control serán los encargados de valorar si el caso debe trasladarse a los juzgados.

El fiscal ha informado de que el aumento de positivos en drogas fue de un 9% en la última década y que, a diferencia del positivo en alcoholemia, los laboratorios no pueden cifrar exactamente la cantidad de estupefacientes en el organismo. Si la legislación habla de 0,6 miligramos por litro de aire espirado o 1,2 gramos por litro en sangre como delito penal en positivos de alcohol, en la prueba salivar no se da una tasa exacta de cantidad de droga en la sangre por lo que «en su mayoría las sanciones son administrativas y el caso se acaba en el laboratorio». El objetivo con la valoración de los agentes es el de «llevar a estos conductores a atestados» para abrir un proceso judicial en cuánto se confirme el positivo en los centros pertinentes.

Más información

El año pasado se realizaron en nuestras carreteras 139.703 controles en drogas, de los cuáles 49.890 dieron positivo,es decir un 35,7%. Se trata de un aumento de 50.000 vigilancias con respecto a 2017 y 130.000 más que en 2012. «Estos datos son elocuentes y revelan la dimensión real del grave problema de seguridad vial generado por el consumo de drogas en la conducción», asegura el fiscal. Además, los forenses, bajo una muestra realizada a 535 conductores fallecidos en las carreteras, han confirmado que el 43% de ellos presentaban sustancias ilegales en su organismo.

Esta modificación que empieza a aplicarse con carácter inmediato fue probada los últimos meses en Andalucía, Murcia y Extremadura y es de obligatorio cumplimiento para los cuerpos policiales nacionales, autonómicos y locales. «El cannabis y la cocaína son las drogas más comunes», según el Informe sobre Drogas 2018 del Gobierno que además admite que la edad media de inicio de consumo es de 15 años y el uso continuo de los estupefacientes es de un 17% entre los jóvenes de 15 y 35 años.