La emotiva defensa de un anciano de 96 años juzgado por exceso de velocidad

La emotiva defensa de un anciano de 96 años juzgado por exceso de velocidad

«Llevaba a mi hijo de 63 años a hacerse análisis de sangre porque tiene cáncer. Sólo conduzco cuando tengo que hacerlo»

EL COMERCIOGijón

Víctor Coella un anciano de 96 años, ha sido el protagonista de una conmovedora comparecencia judicial en EE UU el pasado 31 de julio. Este norteamericano se enfrentaba a un juicio por exceso de velocidad. Pero su conmovedor testimonio ha hecho que el juez, Frank Caprio, acabará archivando la causa.

En el juicio, que además estaba siendo televisado por el programa 'Caught in Providence', Coella relató que habitualmente no conduce salvo en caso de necesidad.

Así era en el momento en el que fue juzgado, en el que, según explicó, estaba llevando a su hijo, de 63 años, a que se hiciera unos análisis de sangre debido a que sufre un cáncer.

«No conduzco tan rápido. Tengo 96 años y voy despacio. Solo conduzco cuando es necesario», explicaba Coella al juez, visiblemente conmovido por la situación del anciano.

El juez Frank Caprio
El juez Frank Caprio

«Es usted un buen hombre», aseguró el magistrado, que optó por cerrar el caso y bendecirles. Antes, no obstante, señaló a su propio hijo, también presente en la sala: «Ve a ese joven. Ahora me mira y quiere saber si cuando tenga 90 años le llevaré en coche también», bromeó.

En los últimos días las redes sociales se han llenado de mensajes de apoyo y admiración a este norteamericano.