«Abidal y Carvalho fueron todo un ejemplo para mí en el Mónaco»

«Estar con Javi Fuego en el vestuario es una pasada, aprendo de él cada día»

J. BARRIO

-¿Cuesta pasar de entrenarse con Falcao y James a la Segunda B, aunque sea con el filial del Barça?

-Todo lo que vino después de la lesión fue duro. En la etapa del Dépor, que estaba en Primera, no llegué ni a debutar. No tuve ninguna oportunidad. En Portugal (Arouca) tampoco me dieron mucha confianza. Pero ir al Barcelona me ayudó bastante. El Hajduk también fue clave para que comenzase a resurgir.

-¿Cómo era la vida en Mónaco?

-Un poco de fantasía. Se hacía un poco raro al principio, aunque el día a día era entrenar y jugar. Estábamos alejados del lujo, de los yates, de los hoteles. Eso era para otros (risas). Pero tengo buen recuerdo de aquello. Una pasada. Verme por las calles, con esos coches, el glamour. Vivía en la parte de arriba, en un pueblo.

-¿Quién le impresionó más en aquellos años del súper Mónaco?

-En mi posición, Abidal y Carvalho. Aprendí mucho de la intensidad que ponían en los entrenamientos, pese a que ya tenían treinta y pico años. Estaban siempre muy concentrados, me daban buenos consejos. Fueron un ejemplo para mí. También estaba James (Rodríguez). No era tan conocido entonces como ahora, aunque fue cuando hizo aquel gran Mundial en Brasil y le fichó el Madrid. Me sorprendió mucho. A Falcao ya lo conocía más. También en el Barça, entrenando con Piqué, Umtiti, Mascherano, aprendí mucho.

-¿Y qué me dice de Ranieri?

-Una pasada. Me alegré un montón cuando ganó la Premier. Es un entrenador muy bueno. Genera muy buen rollo en el vestuario y es muy cercano al jugador.

-¿Javi Fuego es un mentor para ustedes?

-Hemos bromeado mucho estas semanas. Le mandé una foto que tenía con él de mi etapa de recogepelotas en El Molinón. También me acuerdo de cuando vino con otros jugadores al Colegio San Miguel a firmar autógrafos. Para mí estar con Javi en el vestuario es una pasada. Aprendo cada día.

Más Sporting