AC/DC, la música para motivar al Sporting

José Alberto, observando ayer a sus futbolistas. /A. GARCÍA
José Alberto, observando ayer a sus futbolistas. / A. GARCÍA

Dos clásicos de la banda australiana, 'Thunderstruck' y 'Highway to hell', encendieron a los jugadores antes de la llegada a El Molinón

J. BARRIO GIJÓN.

Hay mucha intrahistoria en la victoria del derbi. Demasiada. Y que los protagonistas quieren preservar en la intimidad, como parte de ese comportamiento sin estridencias que han llevado todo el año, aguantando momentos tan complicados como el de las pintadas con las que amaneció Mareo en la víspera del viaje a Soria.

El triunfo frente al Oviedo se consiguió desde la normalidad, desde las rutinas que sigue este grupo con José Alberto, salvo por el cierre de las sesiones, y desde una convicción absoluta de que este era el partido del Sporting, sorprendido en los dos últimos por su máximo rival. El grado de implicación del vestuario quedó reflejado en Carmona. Lesionado el jueves (tiene una micro-rotura fibrilar y se perderá los dos próximos partidos), el balear mantuvo la duda hasta última hora por su obstinación y sus ganas de llegar a la cita. Igual que el resto del grupo.

José Alberto, que mantuvo dos encuentros con sus futbolistas durante la semana, acentuó todavía más la importancia de la cita y la necesidad de reenganchar a El Molinón. «Este es el partido», repitió varias veces, centrado más que nunca en esa mirada cortoplacista a la que se agarra como fórmula para afrontar cada semana. El presidente Javier Fernández estuvo muy cerca de José Alberto, siguiendo los entrenamientos del jueves y viernes. También Miguel Torrecilla. No hubo necesidad de mencionar las celebraciones del Oviedo en sus dos últimas victorias y algunas declaraciones de sus futbolistas. Todos sabían lo que tenían que hacer en esta cita.

La rutina del domingo no se alteró. Los jugadores, despedidos en El Molinón por una docena de aficionados, llegaron a Mareo a mediodía. Carmona torció el gesto a su llegada, síntoma de que sus problemas físicos eran serios. Álex Pérez y Babin fueron los últimos en cruzar la puerta de los vestuarios. La comida se desarrolló poco después, con el clásico bufet prepartido, para continuar con la siesta y la merienda. José Alberto tocó la fibra de sus futbolistas antes de subirse al autocar.

Piratas del caribe

En ese momento empezó a sonar a todo trapo por los altavoces 'Thunderstruck' y, después, 'Highway to Hell', dos clásicos de la legendaria banda australiana AC/DC, liderada hasta 2017 por los hermanos Young y Brian Johnson. Solo se escucharon esas dos canciones. La música se cortó cuando el Sporting se adentró en La Guía, en medio del espectacular despliegue de aficionados, situados en el puente, en el aparcamiento de la tribuna Este y, la mayoría, ante el parking de El Molinón.

Los jugadores disfrutaron del sonido ambiente -con gran emoción algunos que nunca habían vivido una experiencia así-, antes del clímax del partido. Tras la victoria, el equipo terminó interpretando esa emotiva secuencia que recogió en vídeo el club, golpeando varios jugadores con las palmas una camilla al compás de la sintonía de la reconocible banda sonora de 'Piratas del Caribe', uno de los símbolos ya del triunfo. Como el imbatido chándal de su entrenador.